Buscando respuestas a la gran pregunta de si ha existido vida en el cuarto planeta del Sistema Solar, el robot explorador Curiosity encontró en rocas de 3,500 millones de años moléculas de carbono e hidrógeno que podrían haber alimentado la vida en el pasado.

Curiosity NASA
© Getty Images / Univision
Un "selfie" que se tomó el explorador Curiosity de la NASA en Marte
Por décadas los científicos han entregado reportes sobre Marte como un planeta inhóspito en el que la vida es inviable, la radiación que llega a su superficie, mucho mayor que la de la Tierra, produce una reacción en cadena que destruye cualquier materia orgánica. Sin embargo, cavando en sus profundidades la NASA ha encontrado que la vida, quizás sí existió allí hace millones de años.

El explorador Curiosity de la NASA perforó rocas sedimentarias de 3,500 millones de años de antigüedad, de cuatro zonas distintas del Gale Crater, un lugar en donde los científicos creen hubo un lago de agua parecido a los que tiene hoy la Tierra. Después de las pesquisas hizo un revelador descubrimiento: encontró moléculas orgánicas que contienen carbono e hidrógeno, y que también pueden incluir oxígeno, nitrógeno y otros elementos. Esto, han revelado este jueves los científicos, da indicios de que Marte pudo haber albergado vida, "estos compuestos orgánicos podrían haber alimentado seres vivos", dice su comunicado oficial.

"Con estos nuevos hallazgos, Marte nos dice que mantengamos el curso y sigamos buscando pruebas de vida", explicó por su parte Thomas Zurbuchen, de la Dirección de Misión Científica de la NASA, en Washington DC.

"Confío en que nuestras misiones actuales y planeadas desbloquearán descubrimientos aún más impresionantes en el Planeta Rojo". Aunque la superficie de Marte es inhóspita hoy en día, hay pruebas claras de que, en el pasado remoto, el clima marciano permitió que el agua líquida, un ingrediente esencial para la vida tal como la conocemos, se agrupara en la superficie.

El azufre presente en las rocas marcianas sería el componente responsable de haber conservado esos vestigios de materia orgánica en las rocas, porque como explican los científicos, es el componente que, por ejemplo, hace que el pelo y las uñas de los animales sean tan duraderos a lo largo de los años.

A pesar de que la comunidad científica ha acogido el descubrimiento con mucho beneplácito, los científicos advierten que existe la posibilidad de que la materia orgánica encontrada podría no estar relacionada con la vida.

Las condiciones en Marte son tan hostiles que han degradado los compuestos al punto que es imposible saber si pertenecieron o no a seres vivos, existe además la posibilidad de que hubieran llegado a bordo de meteoritos.

Sin embargo, "nuestro descubrimiento nos permite entender mejor cómo se preserva la materia orgánica en Marte y nos alienta a seguir en la búsqueda de compuestos orgánicos que puedan brindar indicios de vida", confirmó Jennifer Eigenbrode, astrobióloga de la NASA y autora principal del estudio que dio a conocer la noticia.