Traducido por el equipo de Sott.net en español

Después de bañarse en una inusual ola de calor a principios de verano durante el último mes, el norte de Suecia ha tenido un duro despertar esta semana, ya que las temperaturas se han desplomado y la nieve ha caído en un dramático cambio de clima.

Este año, Suecia experimentó el mes de mayo más cálido de su historia, con sol y sequías prolongadas en todo el país, pero el glorioso tiempo llegó a su fin abruptamente el lunes por la noche.

En el sur eso significaba temperaturas en la mera adolescencia; en el norte significaba nevadas repentinas, capturadas por un empleado del supermercado Coop en Katterjåkk cerca de la frontera sueca del norte.
Sweden Snow June
© Lisa Isaksson
Este es el escenario cerca de la frontera norte de Suecia.

"¡Hacía mucho calor aquí también, así que estábamos convencidos de que no nevaría más, pero nevó!" Lisa Isaksson le dijo a The Local.
"Es normal que nieve aquí en junio - a veces nieve aquí en pleno verano - lo que pasó esta vez es que llegó muy de repente. Me acosté a las 11 de la noche y me desperté a las 6 de la mañana con un paisaje invernal".

No es sólo el rápido cambio de clima lo que era inusual: la temperatura de -6,8C registrada durante la noche en una estación meteorológica tres horas al sur en Latnivaara es la temperatura más fría de junio en Suecia desde 1991.

Afortunadamente, el pronóstico del meteorólogo nacional de SMHI es que el aire más cálido del sur (y las temperaturas más cálidas junto con él) llegará al final de la semana.