Querido diario, estoy escribiendo sobre un ingenioso plan que salió mal y alteró la trayectoria de la historia. El plan fue concebido y aplicado durante más de un siglo por mis colegas y sus predecesores, las personas más inteligentes y visionarias del mundo. Hasta hace apenas 25 años, el plan parecía haberse cumplido, y los intelectuales occidentales hablaban no sólo del fin de la Guerra Fría, sino del "fin de la historia". Estábamos entusiasmados con el inminente Nuevo Orden Mundial (que ahora se conoce como el "orden internacional basado en reglas"). Luego surgió Asia.

Después de la Segunda Guerra Mundial, establecimos un sistema sin precedentes para controlar la mitad del mundo. Por lo tanto, en 1992, teníamos confianza en incorporar la otra mitad.

A principios de la década de 1990, China y la India representaban no sólo el 40% de la población mundial, sino también un vasto grupo de consumidores y trabajadores diligentes. Después de décadas de pobreza, los chinos y los indios estaban ansiosos y agradecidos por adoptar el capitalismo. Por otra parte, mis colegas también apreciaron la oportunidad de ganar billones de dólares cada año. Todos salíamos ganando.

Los únicos que dudaban de este plan eran los que no sabían que durante los primeros 1800 años de este milenio, las dos economías más grandes del mundo habían sido... China y la India.
2000 years economic history

2.000 años de historia económica en una gráfica.
Todas las mayores potencias comparadas con base en el PIB desde el año 1 d. C.
Por supuesto, la incorporación de más de 2.000 millones de personas a nuestro sistema también significaría una pérdida repentina de puestos de trabajo, una reducción drástica de los salarios y una dolorosa caída del nivel de vida para muchos estadounidenses y europeos. Sin embargo, ese era un pequeño precio a pagar en aras de nuestra mayor ambición.

India

El resultado de la India fue espléndido, tal como lo planeamos. Aunque la India dudaba en abrir su economía -como es comprensible por sus experiencias con el colonialismo británico- nos ganamos su confianza ayudando a millones de indios a emigrar a Occidente. A cambio, la India privatizó la mayoría de sus principales industrias, incluidos sus medios de comunicación, y nos permitió convertirnos en accionistas importantes. Ahora, la India está estrechamente integrada en nuestro sistema.

China

¡Chiiiiina! El mayor premio se nos ha escapado de las manos. La mayoría de la gente no se da cuenta de que el sublevamiento de la Plaza de Tiananmen en 1989 fue en realidad una "revolución de colores" fabricada por la CIA, el MI6 y los expertos en ingeniería social, Gene Sharp y George Soros. Incluso reclutamos al ''Gorbachov'' de China, Zhao Ziyang, el líder máximo del Partido Comunista Chino. Desgraciadamente, el plan fracasó y Zhao Ziyang terminó pasando el resto de su vida bajo arresto domiciliario.

Después de eso, decidimos seguir un enfoque paciente, ya que no queríamos perder las fábricas eficientes y baratas de China. Además, asumimos que:
  • A medida que China se hiciera más rica, su gente se sublevaría y se desharía del partido comunista.
  • Los productos occidentales siempre dominarían el mercado de consumo chino.
  • La manufactura china permanecería estancada en el sector bajo/medio de la cadena de valor, ya que la innovación es imposible en una sociedad autoritaria.
  • China sólo se convertiría en una potencia regional. A lo largo de su historia, China nunca ha mostrado ninguna habilidad o interés en las relaciones exteriores.
Pues adivina qué, cada una de nuestras suposiciones resultó ser errónea. El PIB de China se multiplicó por 27 entre 1989 y 2017 y, además, el 84% de los chinos están satisfechos con su gobierno socialista. Asimismo, lo que se suponía que era sólo una fábrica para Occidente, se convirtió en el mayor socio comercial de más de 130 países.

Desconcertando nuestras expectativas, China se ha convertido en número 1 o 2 en muchas áreas de las industrias de alta tecnología, incluyendo energía solar, vehículos eléctricos, teléfonos inteligentes, supercomputadoras, inteligencia artificial y pagos móviles. Ahora 9 de las 20 empresas más valoradas de Internet son chinas. El hecho de que una empresa china, ZTE, haya hecho la primera llamada telefónica 5G del mundo a principios de este año debería ser un "momento Sputnik" para nosotros.

Lo peor de todo es que China ha demostrado los beneficios de la banca pública. Los bancos públicos chinos conceden préstamos masivos a largo plazo para la infraestructura a tasas de interés extremadamente bajas y sin que el gobierno se endeude. Esto ha permitido que China construya 25.000 km de sistemas ferroviarios de alta velocidad, ciudades modernas y otros proyectos de infraestructura que benefician al pueblo chino. ¡Un modelo socialista como éste hace que nuestro sistema de banca privada se vea mal!
China economy
Por último, nunca pensamos que China desarrollaría una ambición tan grandiosa como la Iniciativa del Cinturón y la Ruta. Mientras que nosotros construimos bases militares en todo el mundo, China está construyendo ferrocarriles de alta velocidad, carreteras, puertos marítimos, aeropuertos, centrales eléctricas y oleoductos en 65 países diferentes. Si esto continúa, no cabe duda de quién tendrá más influencia global en un futuro próximo.

La mayor amenaza para el dominio occidental es el plan Hecho en China 2025. Si llegan a ser expertos en chips semiconductores y en algunas otras industrias, perderemos nuestra hegemonía global.

El resto de Asia

Algo extraordinario está sucediendo en toda Asia. Después de la Segunda Guerra Mundial, Japón tuvo un éxito brillante, que a su vez inspiró a los llamados Tigres Asiáticos - Corea del Sur, Hong Kong, Taiwán y Singapur. Sin embargo, el ardor incontenible del entusiasmo se propagó cuando China sacó a 700 millones de personas de la pobreza extrema y creó la clase media más grande del mundo. Ahora todos los países, desde la India hasta Indonesia y Vietnam, se sienten optimistas y confiados de que ellos también pueden tener éxito, y muchos de ellos están creciendo constantemente a un ritmo del 6-7% cada año. Los asiáticos se sienten ahora mucho más optimistas que los occidentales respecto a la dirección de sus países.
Chinese people approval economy
Los países asiáticos -incluso Corea del Norte- se han dado cuenta de que las guerras y los conflictos sólo se interponen en el camino de la prosperidad. Todo esto es muy malo para nuestra estrategia de dividir y reinar; esperábamos utilizar a Taiwán, Filipinas, Japón, Corea del Sur, Vietnam y la India para contener a China.

Si Asia sigue disfrutando de la paz y la cooperación, el centro de gravedad geopolítico cambiará drásticamente. Mucha gente no se da cuenta de que, en términos de poder adquisitivo, China ya supera a EE.UU. En términos de PIB nominal, en 2030 China superará a Estados Unidos, la India superará a Alemania y el PIB de Asia representará el 40% del PIB mundial.

Para 2050, las cinco principales economías mundiales podrían consistir en cuatro países asiáticos.
top ten economies 2050

Las 10 mayores economías mundiales en 2050 en tasas de intercambio de valores y PIB nominal; en miles de millones de dólares.
Si bien la creciente clase media asiática es un mercado de consumo lucrativo para nuestras corporaciones, nos aterroriza el surgimiento de corporaciones multinacionales asiáticas en una o dos décadas. En otras palabras, queremos que los asiáticos sean lo suficientemente ricos para comprar Colgate y Pampers, pero no tan ricos como para producir pasta de dientes y pañales en masa.

Conclusión

A principios de la década de 1970, David Rockefeller y Henry Kissinger convencieron a las élites chinas de abrir su economía.
Rockefeller and Kissinger China
Luego creamos la OMC en 1995 y reclutamos a 128 países, sabiendo muy bien lo que significaría para la industria manufacturera estadounidense/europea. Dejar que China entre en la OMC en 2001 aceleró la desaparición de la clase obrera en Europa y Estados Unidos. Para ocultar la devastación, creamos una burbuja inmobiliaria en ambos lados del Océano Atlántico. Ahora, también estamos usando efectivamente la inmigración masiva y otras herramientas de ingeniería social para mantener a la gente distraída.

Admitiré que, cegados por la arrogancia y la avaricia, juzgamos mal el ascenso de Asia, especialmente de China. Sin embargo, quiero recordarte que hemos derribado muchos imperios en los últimos 250 años. No vamos a sentarnos y dejar que las potencias revisionistas reescriban el orden mundial. La próxima década será fascinante y peligrosa.