Los recientes sismos ocurridos en el país, como el que se pudo sentir ayer en la capital de México y en varios estados del centro de la República, no evitan la ocurrencia de un gran temblor como se pudiera creer.

Carlos Valdés, jefe del Servicio Sismológico Nacional, afirmó que a pesar de que en los recurrentes movimientos telúricos ocurridos en México, se libera gran cantidad de energía, esta no es suficiente para evitar un mega sismo de aproximadamente 7.5 grados en la escala de Richter.
Imagen

Terremoto de México en 1985

En este sentido, el experto destacó que serían necesarios al menos tres 900 temblores al año (aproximadamente tres al día) de más de 5 grados Richter, para evitar un gran terremoto.

En lo que va del año se han registrado mil 450 sismos, de los cuales 14 son considerados de mediana intensidad, sin embargo, el titular del SSN, afirma que estos acontecimientos no significan la antesala de un gran temblor, pues reiteró que estos no se pueden predecir.

Finalmente exhortó a la población a mantener la calma pues afirmó que la sismicidad de este año no registra un aumento significativo en comparación con la registrada el año pasado.