Un año más, delfines muertos en las playas francesas. Y su cifra va en aumento. Entre enero y abril más de 700 pequeños cetáceos, en su mayoría delfines comunes y algunas marsopas han sido recogidos en el litoral francés, principalmente en la costa Atlántica.
dead dolphins
© Observatoire Pélagis
La muerte de estos animales se debe a menudo a capturas no deseadas de la industria pesquera según los exámenes de los especialistas del centro Observatoire Pélagis de La Rochelle, que trabajan por la conservación de cetáceos y aves marinas.

"Entre el 70% y el 80% de ellos presentaban lesiones compatibles con una muerte accidental tras ser atrapados en redes de pesca" comenta a euronews Olivier Van Canneyt, biólogo en el observatorio.

Las cifras muestran un aumento importante en los últimos años después de algunos años en los que el número de delfines muertos se había estabilizado.

Además, los delfines que llegan a las playas representan una ínfima parte de los animales que mueren por capturas accidentales. Los científicos estiman que el 80% de los delfines comunes caen al fondo y se descomponen, lo que representaría unos 4.000 animales muertos en 2017 en la costa Atlántica francesa.

France keeps a tally of how many marine mammals wash up dead on its beaches
© Observatoire Pélagis
Cadáveres de delfines en Vendée
Desde hace 40 años, la red nacional de animales varados, dirigida por Pélagis, recoge y registra los datos de animales que aparecen en las costas.

"En los años 2016, 2017 y sobre todo 2018 hemos vuelto a un nivel muy elevado, pero no es algo nuevo" comenta Hélène Peltier, otra investigadora del centro que añade que "las tres cuartas partes de estos animales muestran signos de capturas accidentales. Señales externas, que son evidentes, pero también señales internas que aparecen cuando practicamos disecciones de los cadáveres".

Aletas amputadas, marcas de redes en el cuerpo, signos de muerte por asfixia, son algunas de las pruebas que encuentran más habitualmente de que los animales han tenido encontronazos con las redes de pesca.

Los delfines comunes, los más afectados por este fenómeno "son más abundantes en la zona en invierno, pero también se debe a que el esfuerzo pesquero es más importante en este periodo" explica Olivier Van Canneyt. "Todo el mundo busca pescar en esa época, tanto los pescadores como los delfines. Después, puede haber problemas de capturas accidentales en alta mar en verano, pero esos animales no aparecen varados en la costa". El especialista cita la pesca del atún como un ejemplo en el que se pueden capturar delfines de forma accidental.

Aunque las flotas pesqueras han utilizado diferentes métodos para intentar alejar a los cetáceos de sus redes, los esfuerzos no han dado sus frutos. Olivier Van Canneyt cree que hay que desarrollar sistemas como los repulsivos acústicos, pero de mayor potencia. El invierno que viene realizarán pruebas con este tipo de dispositivos.

Peltier recuerda que no es un problema que implique solo a la flota pesquera francesa, y apunta a que la solución pasa por recabar información a escala europea y armonizar las reglas para toda la flota de los 28.

También abogan por un impulso a la colaboración entre la comunidad científica y los pescadores, para encontrar soluciones juntos.