Debido a la sequía de este verano en Europa Central, las rocas conocidas como "piedras del hambre" están reapareciendo en el río Elba.
Las piedras eran vistas como un mal augurio de que tiempos difíciles se acercaban.
© AP
Las piedras eran vistas como un mal augurio de que tiempos difíciles se acercaban.
Los bajos niveles de agua en el río, que comienza en la República Checa y luego cruza Alemania hasta el Mar del Norte, han dejado al descubierto piedras en el lecho del río, cuyas apariciones en la historia solían advertir a la gente que los tiempos difíciles se acercaban.

Los habitantes de Decin acuden a observar las
© AP
Los habitantes de Decin acuden a observar las "piedras del hambre".
Más de una docena de las "piedras del hambre", elegidas para registrar bajos niveles de agua, ahora se pueden ver en y cerca de la ciudad checa de Decin, en el norte del país, cerca de la frontera con Alemania.
Las piedras se encuentran distribuidas por el río Elba.
© AP
Las piedras se encuentran distribuidas por el río Elba.
La marca de agua más antigua visible data de 1616. Esa piedra, considerada el monumento hidrológico más antiguo de Europa Central, lleva una inscripción cincelada en alemán que dice: "Cuando me veas, llora".
En tiempos antiguos eran advertencias de que tiempos difíciles se acercaban.
© AP
En tiempos antiguos eran advertencias de que tiempos difíciles se acercaban.
Europa atraviesa por una fuerte sequía desde junio pasado, registrando récords máximos de temperaturas y fuertes olas de calor en todo el continente.