Un equipo internacional de científicos ha descubierto en torno al lago Turkana en Kenia el cementerio monumental más antiguo y grande en el este de África, construido hace cinco mil años por una sociedad igualitaria de pastores transhumantes.

kenya grave beads,Kenia,tumbas
© Carla Klehm.
Colgantes y pendientes de piedra del cementerio comunitario de Lothagam North, Kenia, construido por los primeros pastores de África oriental hace unos 5000-4300 años. Megalitos, círculos de piedras y montículos de piedras flanquean el montículo de la plataforma de 30 m; su cavidad mortuoria contiene un estimado de varios cientos de individuos, bien dispuestos. La mayoría de los entierros tenían adornos altamente personalizados. Lothagam North demuestra que la monumentalidad puede surgir entre grupos dispersos y móviles sin una fuerte jerarquía.

Según el equipo, integrado por expertos de la Universidad de Stony Brook (Estados Unidos) y del Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia de la Humanidad (Alemania), el hecho de que a pesar de conformar una sociedad sin jerarquía social estratificada estos pastores construyeran un proyecto público tan importante, contradice el discurso imperante sobre las primeras sociedades complejas.

ancient stone palette Kenya,Kenia,paleta de piedra
© Katherine Grillo.
Paleta de piedra con tallas zoomorfas de bovinos del cementerio comunitario de Lothagam North, Kenia, construida por los primeros pastores de África oriental hace unos 5000-4300 años.
Históricamente los arqueólogos han sostenido que las poblaciones construían monumentos públicos permanentes como recuerdo de una historia, unos ideales y una cultura compartidas cuando habían establecido una sociedad agrícola asentada y socialmente estratificada con abundantes recursos y un liderazgo fuerte.

El descubrimiento del cementerio de Lothagam Norte "desafía las ideas precedentes sobre la monumentalidad" y el prerequisito de la existencia de una jerarquía social rígida, señaló Elizabeth Sawchuk, de la Universidad de Stony Brook y el Instituto Max Planck.

Según la científica, "a falta de cualquier evidencia, Lothagam Norte constituye un ejemplo de monumentalidad sin relación demostrable con el surgimiento de una jerarquía", lo que obliga a considerar otras narrativas de cambio social, agrego.

"Este descubrimiento nos obliga a reconsiderar cómo definimos la complejidad social y la clase de motivos que lleva a grupos de personas a crear arquitectura pública", señaló por su parte Elisabeth Hildebrand, de la Universidad de Stony Brook y autora principal del estudio que publica la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Al parecer, Lothagam Norte fue construido durante un periodo de cambios profundos: el pastoreo recién se había introducido en la cuenca de Turkana y los recién llegados con ganado se encontraron con diversos grupos de pescadores, cazadores y recolectores que vivían ya en torno al lago.

Además, tanto recién llegados como locales se enfrentaban a una situación medioambiental difícil con una caída de las precipitaciones anuales que redujo un 50 % los niveles del lago.

Los pastores podrían haber construido el cementerio como lugar de reunión, para crear y mantener redes sociales con el fin de hacer frente a los grandes cambios económicos y medioambientales y, según Anneke Janzen, del Instituto Max Planck, para "fortalecer la identidad de comunidad".

El cementerio dejó de usarse siglos después, coincidiendo con el arraigo del pastoreo y la estabilización de los niveles del lago.

Kenya archeological site,Kenia arqueología
© Katherine Grillo
El yacimiento de Lothagam Norte fue utilizado durante varios siglos, más o menos entre 5.000 y 4.300 años.
El yacimiento de Lothagam Norte fue utilizado durante varios siglos, más o menos entre 5.000 y 4.300 años.

Consistía en una plataforma de aproximadamente 30 metros de diámetro con una gran cavidad en el centro donde se enterraba a los muertos.

Una vez enterrados los cuerpos, la cavidad era cubierta con piedras sobre las que colocaban grandes megalitos, y no lejos se añadían círculos y montículos de piedras.

Se estima que al menos 580 personas fueron enterradas en la cavidad central, hombres, mujeres y niños, todos en el mismo lugar y sin recibir ningún trato especial.

Además, los cuerpos incluían ornamentos personales cuya distribución era aproximadamente la misma a lo largo de todo el cementerio, todo ello factores que apuntan a una sociedad relativamente igualitaria sin una rígida estratificación social.

Este descubrimiento permite además redefinir las perspectivas globales acerca de cómo y porqué grandes grupos se juntan para formas sociedades complejas.