Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Las formaciones que se cree que fueron creadas por la erupción de gas natural desde el suelo son motivo de creciente preocupación tanto para los investigadores como para la industria del petróleo y del gas en las lejanas penínsulas árticas de Yamal y Gydan.
Sinkhole in Yamal filled up with water.
© A. Khomutova, ikz.ru
El socavón en Yamal lleno de agua.
Una de las formaciones más grandes se encuentra a sólo cuatro kilómetros de un gasoducto que sale del enorme yacimiento de Bovanenkovo, un proyecto operado por Gazprom. Esta formación está creciendo y ha alcanzado un diámetro de más de 60 metros y una profundidad de unos 200 metros.

Los primeros socavones se descubrieron en 2014 y desde entonces se han cartografiado al menos diez de gran tamaño. Además, hay indicios de que se están haciendo varios agujeros importantes. Los investigadores dijeron a RIA Novosti que en las dos penínsulas del Ártico han descubierto varias pequeñas colinas que creen que podrían ser "burbujas de gas" listas para estallar.

sINKHOLE
© A Khomutova, ikz.ru
Según los investigadores del Instituto de la Criosfera de la Tierra en Tiumén, hay gas metano que se filtra desde las formaciones.

Los representantes del instituto han realizado varias expediciones a la región. Los rápidos cambios en las formaciones han sido desencadenados por el verano anormalmente cálido de 2016, concluyeron los investigadores tras una expedición en 2017.

Se cree que las áreas dentro y alrededor de las penínsulas de Yamal y Gydan son las únicas en el mundo donde se produce el fenómeno. Se desencadenan por el derretimiento del permafrost en las condiciones geológicas y naturales únicas del lugar.

Las erupciones de gas podrían potencialmente crear grandes daños a las instalaciones de petróleo y gas en el área, y las compañías han colocado censores en el área en los últimos dos años, los cuales esperan poder informar sobre nuevos y próximos socavones. Los instrumentos de medición se encuentran ahora in situ en Bovenenkovo, Sabetta y Kharasavey, todos ellos lugares clave para la industria del gas en la zona.