Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Repita después de mí: Jeremy Corbyn es Enoch Powell. John McCain es la Madre Teresa. Frank Field es Clement Attlee. Gordon Brown es 'uno de los políticos de campaña más destacados de los últimos 50 años'.

Se espera que creamos algunas cosas bastante absurdas actualmente, ¿cierto?
Britain parliament building
© Agence France-Presse/John D McHugh
La obra de Patrick Hamilton de 1938, Gas Light, en la que un marido malvado y manipulador hace que su esposa dude de su memoria y su cordura, estaba destinada a ser un entretenimiento emocionante, ideal para una noche otoñal con niebla.

Sin embargo, se ha convertido en un manual de instrucciones para las élites del siglo XXI.

Se está ejerciendo todo tipo de presión psicológica sobre nosotros para que aceptemos cosas que sabemos que simplemente no pueden ser ciertas.

jeremy corbyn anti-semitism
Empecemos con la implacable campaña de denigración contra el líder laborista Jeremy Corbyn. La manipulación aquí implica que aceptamos que este activista antirracista de toda la vida, que una vez fue arrestado por protestar fuera de la embajada sudafricana durante la era del apartheid, es un vil racista, que intenta agitar las tensiones entre los diferentes grupos. Es 'el nuevo Enoch Powell' (o, como dijo un comentarista este fin de semana, incluso peor que Enoch Powell). La propuesta es tan absurda, tan fantástica, en el sentido formal de la palabra, que dudarías que alguien intentara hacerla. Pero lo han hecho.

Luego está la beatificación del difunto John McCain. Mi memoria de McCain es la de un sanguinario halcón de guerra que llamó a la acción militar contra un gran número de países de todo el mundo. Un hombre que bromeó con "bombardear, bombardear, bombardear, bombardear Irán" en la melodía de la canción "Barbara Ann" de los Beach Boys, cuando se le preguntó qué haría con respecto a la República Islámica. Un hombre que pidió repetidamente ataques aéreos contra Siria.

Pero al ver el funeral de McCain, parecía que el senador por Arizona era el ser humano más grandioso que jamás haya vivido, una combinación de Jesús, Mahatma Gandhi, la Madre Teresa y el Hada de los Dientes.

mccain tyagnibok
© WaPo
Si uno se atrevía a cuestionar esta beatificación, estaba mostrando "falta de respeto" por los muertos. De nuevo, se nos pedía que dudáramos de nuestra memoria. ¿Fue McCain realmente el belicista rabioso que pensamos que era? ¿O lo confundimos con otra persona?

Luego se elevó al veterano parlamentario Frank Field a la categoría de "gigante laborista", después de que renunciara al látigo del partido, alegando su preocupación por el "antisemitismo".

Pocos días después de que Jeremy Corbyn fuera comparado con Enoch Powell, un parlamentario que en realidad era un admirador entrañable del difunto parlamentario conservador, estaba siendo aclamado por su "postura de principios" sobre el Partido Laborista y el "racismo". Una vez más, nos quedamos boquiabiertos, al aceptar la propuesta de que un fanático de Enoch Powell estaba tan preocupado por el "racismo" de un hombre que, ejemm..., acababa de ser comparado con Powell. ¿Acaso Frank Field no estaría apoyando a Jeremy Corbyn si él realmente fuera "el nuevo Enoch Powell"?

El ex primer ministro británico Gordon Brown es otro cuyo pasado ha sido reescrito. Cuando dirigió el país, entre 2007 y 2010, fue objeto de constantes y duros bombardeos por parte de los comentaristas internos al establishment, deseosos de un gobierno conservador. Brown fue el peor primer ministro que hemos tenido. Se le comparó con Mr. Bean, que era propenso a los accidentes.

Prime Minister Gordon Brown w/troops
© REUTERS/Lefteris Pitarakis/Pool
El primer ministro británico Gordon Brown habla con las tropas británicas en su base de la ciudad iraquí de Basora, al sudeste de Bagdad, el 2 de octubre de 2007.
El público parecía estar de acuerdo: el Partido Laborista bajo la dirección de Brown sólo obtuvo el 29% de los votos en las elecciones de 2010, la segunda proporción más baja de votos del partido desde 1918. Pero ahora, diez años después, el editor político de ITV, Robert Peston, elogia a Brown como "una de las figuras más destacadas de la campaña de los últimos 50 años". El perdedor político, del que se suponía que debíamos reírnos, es ahora un coloso. Todos deberíamos escucharle y seguir sus consejos. ¿Y qué ha llevado a este notable cambio? Brown se sumó a la actual disputa antisemita en el Partido Laborista contra Corbyn, con un llamado al partido para que adopte la definición completa de la IHRA (Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto, por sus siglas en inglés). Se espera que olvidemos que nos dijeron que Brown era "Gordon Bean", ahora debemos considerarlo como nuestro gurú.

También estamos siendo manipulados en relación con el caso de envenenamiento de Skripal. Seis meses después, todavía no hemos visto imágenes de CCTV, ni tampoco ninguna prueba que respalde la audaz afirmación del gobierno del Reino Unido de que es "muy probable" que Rusia haya sido responsable de lo ocurrido.

Cualquiera que mire la "narrativa oficial" con la mente abierta llegará a la misma conclusión, es decir, que no tiene sentido.

Pero si uno menciona que tiene dudas, corre el riesgo de ser tildado de "teórico de la conspiración", de "chiflado" o de "títere ruso". Los manipuladores tienen varias técnicas para tratar de silenciar la disidencia. Ridiculizar es una de ellas. Marginar es otra. Basta con tener en cuenta que son pocos los periodistas de los medios dominantes que han expresado sus dudas sobre el caso Skripal. Pero saben, o deben saber, que la línea del gobierno del Reino Unido tiene más agujeros que un trozo de queso suizo. Están demasiado asustados para decirlo.

Lo mismo ocurrió con las afirmaciones de que Irak tenía armas de destrucción masiva en 2003. Era sencillamente lógico concluir que si los estadounidenses y los británicos hubieran creído realmente que Sadam poseía armas de destrucción masiva que podían ensamblarse y lanzarse en 45 minutos, no estarían hablando de invadir. Porque a la primera señal de una invasión, el líder iraquí seguramente dispararía sus armas de destrucción masiva.

Sin embargo, una vez más, los políticos y sus cómplices de los medios de comunicación ejercieron una enorme presión para convencernos de que nuestros líderes realmente creían que Irak era una amenaza. Estábamos siendo engañados para aceptar una propuesta absurda, a saber, que EE.UU. y el Reino Unido, habiendo afirmado que Irak tenía armas de destrucción masiva, harían lo único que provocaría que Irak utilizara dichas armas de destrucción masiva.

La manipulación se utiliza a nivel personal y colectivo. Hace unos diez años recibí comunicaciones regulares de manipulación enviadas a mi blog tratando de convencerme de que yo era un "falso", un "fraude" y un "fracaso" que había sido "proscrito" por varios periódicos. No era cierto, pero los mensajes fueron enviados para tratar de destruir mi confianza en mí mismo.

Vemos la manipulación a nivel colectivo cuando a los partidarios de Jeremy Corbyn se les dice que son "extremistas de izquierda" y/o "antisemitas". De hecho, son personas normales y decentes que quieren una economía que funcione para muchos, no para unos pocos, tarifas de tren más baratas, buenas escuelas y hospitales y el fin de una política exterior de guerra sin fin. Los 'antisemitas' no votarían por un activista judío, Jon Lansman, que ocupó el tercer lugar en las recientes elecciones del Comité Nacional Ejecutivo, ¿o sí?
Red 'til I'm Dead: Entren en razón #C4News. No soy de izquierda radical, sino una madre aburrida con dos hijos y profesora a la que le encanta acostarse temprano en pijama. Resulta que quiero un estado de bienestar decente: educación, asistencia sanitaria, algunas políticas sensatas de vivienda y transporte, y quizás no ir a la guerra cada 5 minutos. #NEC #BackNECcode
También vemos la manipulación cuando los manifestantes por la paz son etiquetados como una amenaza a la "seguridad nacional" y cuando alguien como John McCain, que es una amenaza genuina, es llamado "un guerrero por la paz". Lo vemos cuando se culpa a Rusia por el Brexit o por ayudar a amañar las elecciones presidenciales de los Estados Unidos a favor de Donald Trump.

La manipulación siempre ha existido, pero definitivamente parece estar empeorando a medida que las grietas en el edificio del establishment, que se supone que no deberíamos notar, se hacen cada vez más grandes. Para evitar ser manipulado, simplemente confíe en su propio juicio y en su propio sentido común. Jeremy Corbyn no es Enoch Powell. John McCain no es la Madre Teresa. Frank Field no es Clement Attlee. Gordon Brown no es Mr. Bean, y tampoco es una "gran figura de campaña". E Irak no tenía armas de destrucción masiva, que es obviamente la razón por la que lo invadieron.
Siga a Neil Clark @NeilClark66