El descubrimiento de un mural estilo maya permitió a un grupo de arqueólogos establecer la relación entre las dos culturas mesoamericanas.
Teotihuacan mexico
© imago stock&people / www.globallookpress.com
Pirámide del Sol, en Teotihuacán, México.
Un grupo de arqueólogos descubrió restos de un mural y diversos materiales en la Plaza de las Columnas -ubicada entre las pirámides del Sol y la Luna- que indican que la élite de la cultura maya vivió en la ciudad prehispánica de Teotihuacán, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México.

Se trata de dos culturas separadas geográficamente por una distancia de 1.300 kilómetros.

"Textos epigráficos localizados en urbes como Tikal, en el Petén guatemalteco, refieren el contacto que ambas culturas sostuvieron hacia el siglo IV de nuestra era", afirmó el INAH en un comunicado.

"Sin embargo, poca evidencia de la misma se había encontrado en la gran metrópoli del Altiplano mexicano, hasta hoy, donde nuevos hallazgos apuntan a la residencia de la élite maya en La Ciudad de los Dioses", señaló el instituto.

El equipo de arqueólogos, dirigido por los doctores Saburo Sugiyama, Verónica Ortega Cabrera, Nawa Sugiyama y William Fash, partieron de la hipótesis de su importancia para la organización política de Teotihuacán y su influencia en el México prehispánico.


En 2016 se rescataron más de 500 fragmentos de pintura mural en la parte septentrional del montículo norte, muchos de los cuales destacan por poseer estilo maya. Un hallazgo fundamental para establecer la relación entre ambas culturas.

El arqueólogo Saburo Sugiyama, quien ha trabajado los últimos 38 años en Teotihuacán, planteó que el descubrimiento previo en la Pirámide de la Luna de individuos sacrificados acompañados de pendientes de piedra verde de estilo maya apuntaba a la relación de ambas culturas.

"Pero los restos de pintura mural de la Plaza de las Columnas nos permite afirmar la presencia de las élites mayas en Teotihuacán, y que esta no fue periódica y con fines rituales, sino permanente", afirmó el investigador.

"Es probable que los artistas que hicieron estos murales y los funcionarios mayas de más alto rango político habitaran en un edificio al norte de dicho montículo", añadió.