Traducido por Noticias del Frente.

La ciudadana estadounidense Lara Alqasem, de 22 años, ha estado detenida en el aeropuerto Ben-Gurion de Israel desde el martes pasado
.
Lara Alqasem
© Press TV
Esta imagen supuestamente muestra a la estudiante estadounidense Lara Alqasem, detenida en Tel Aviv el 7 de octubre de 2018.
Alqasem, que tiene una visa de estudiante válida y se registró para estudiar un curso de posgrado en la Universidad Hebrea de Israel, fue detenida por las autoridades israelíes en el aeropuerto por apoyar la causa palestina.

Alqasem, cuyos abuelos son de Palestina, es ex presidente del capítulo de la Universidad de Florida de Estudiantes por la Justicia en Palestina.

Su «crimen», según las autoridades israelíes, es que mientras estudiaba para obtener su licenciatura, Alqasem fue presidenta de un grupo que aboga por el movimiento pro palestino de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

El movimiento BDS es una campaña internacional liderada por los palestinos lanzada hace más de una década con el objetivo de poner fin a la ocupación de los territorios palestinos por parte de Israel.

Busca la consecución de la igualdad de derechos para los palestinos ejerciendo presión sobre el régimen de Israel a través de boicots económicos y culturales.

«Israel no permitirá la entrada a quienes trabajan para dañar al país, sea cual sea su excusa», dijo el lunes el ministro de Asuntos Estratégicos de Israel, Gilad Erdan.

Erdan dijo que Alqasem permanecerá en detención hasta que ella repudie sus actividades pasadas.

Su abogado, Yotam Ben-Hallel, quien ya presentó una apelación ante el Tribunal de Distrito de Tel Aviv que dictaminó el lunes que Alqasem permanecerá indefinidamente en detención, argumentó que Alqasem nunca ha participado activamente en campañas de boicot.

«Estamos hablando de alguien que simplemente quiere estudiar en Israel ... Ella ya no es parte de la organización estudiantil», dijo Ben-Hillel.

Alqasem, quien está registrada para estudiar para una maestría en Derechos Humanos y Justicia Transicional, ha recibido el apoyo de 400 académicos de la Universidad Hebrea, así como de otras universidades e instituciones de educación superior en todo Israel que también han pedido que Alqasem sea autorizada a permanecer en Israel.

Impedir que Alqasem ingrese al país «podría disuadir a los académicos y estudiantes extranjeros de venir a Israel», y «debe tomarse solo por las razones más claras y sólidas: prevenir la violencia y violar la ley». En el caso de Alqasem, no se presentaron tales acusaciones», dijo el Senado de la Universidad Hebrea en una declaración.