Traducido por el equipo de Sott.net en español

El macabro caso de un periodista saudí desaparecido está provocando especulaciones dentro del establishment político estadounidense sobre una ruptura histórica entre Washington y Arabia Saudita.
Jamal Khashoggi

Manifestantes en Turquía exigen respuestas por la desaparición, y posible asesinato, del periodista saudí Jamal Khashoggi.
Aún no está claro lo que le ocurrió a Jamal Khashoggi, un destacado comentarista de 59 años que trabajaba para el Washington Post, entre otras importantes agencias de noticias. Ha estado desaparecido durante casi una semana después de haber entrado en el consulado saudí en Estambul, Turquía, el 2 de octubre.

La policía turca ha iniciado una investigación por asesinato, bajo la sospecha de que fue asesinado dentro del edificio del consulado. Si se confirma, el caso es una violación escandalosa del derecho internacional y de las normas de decencia humana.

Las autoridades saudíes niegan cualquier fechoría. Dicen que Khashoggi salió del edificio el mismo día que llegó. Y Riad ha invitado a las autoridades turcas y a los medios de comunicación a inspeccionar las instalaciones.

Sin embargo, las autoridades saudíes están implicadas en la responsabilidad de dar cuenta del paradero del periodista disidente.

Lo que hace que el caso sea aún más desconcertante es que Jamal Khashoggi estuvo una vez estrechamente relacionado con la corte real de la Casa de Saud, habiendo servido como asesor de medios de comunicación de los principales gobernantes saudíes.

Más recientemente, se había exiliado por su cuenta, escribiendo artículos para los medios de comunicación estadounidenses en los que expresaba puntos de vista críticos -aunque suavemente redactados- sobre los gobernantes y las políticas saudíes.

Khashoggi fue al consulado saudí en Estambul la semana pasada para obtener los documentos de rutina que necesitaba para casarse. Según se informa, le dijo a su prometida que temía ser detenido. Fue su llamada telefónica la que alertó a las autoridades turcas de su desaparición.

La desaparición de disidentes saudíes no es nada nuevo. Miles de opositores políticos y activistas de derechos humanos terminan en cárceles saudíes. Algunos de ellos, como la activista Israa al Ghomgham, se enfrentan a ser ejecutados por decapitación.

Pero los gobernantes saudíes parecen haber sobrepasado los límites esta vez en el caso de Jamal Khashoggi. Si el periodista fue asesinado -y todavía no sabemos qué fue de él- sería políticamente explosivo, debido a su perfil internacional y, en particular, a su asociación con el Washington Post.

El periódico publicó una editorial a principios de esta semana exigiendo respuestas sobre la desaparición, e instó a la administración Trump a "suspender la cooperación militar" con Arabia Saudita, si se confirma que Khashoggi fue efectivamente asesinado.

Otro artículo del Post postuló: "Este podría ser el momento en que Arabia Saudita pierde a Washington."


Comentario: Eso abre otra posibilidad: la gente del Estado Profundo está involucrada en su desaparición/asesinato.


Otros altos comentaristas de Washington han denunciado el presunto asesinato como un "ultraje monstruoso" que debería obligar al gobierno de Estados Unidos a revisar fundamentalmente su alianza estratégica con el reino rico en petróleo.

La conjetura sobre la separación entre Washington y Arabia Saudita parece tener un impulso creciente entre los analistas estadounidenses.

La semana pasada, el presidente Trump hizo comentarios muy despectivos sobre la realeza saudí en los que exigía que "pagaran por nuestra protección militar". Trump fulminó que la Casa de Saud "no duraría dos semanas sin nuestro apoyo militar".

También ha habido una creciente preocupación en el Congreso de los Estados Unidos por la operación militar saudí en Yemen. Los Estados Unidos están implicados en crímenes de guerra debido a su esencial apoyo militar a Riad.

También tenemos el telón de fondo de los ataques terroristas del 11-S en Nueva York en 2001, en los que se sospecha desde hace tiempo que los gobernantes saudíes tuvieron al menos un papel tangencial de patrocinio de los yihadistas implicados en ese incidente, que provocó la muerte de unos 3.000 civiles estadounidenses. Esa atrocidad ha servido para amargar las relaciones entre los legisladores, los expertos y el público.

Por lo tanto, ¿está en juego una ruptura decisiva en las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita, provocada por el reciente aparente asesinato de un periodista saudí conectado con Washington?

A pesar de la reciente protesta, las posibilidades de que se produzca una ruptura de este tipo en las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Arabia Saudita son insignificantes. En pocas palabras, la clase dominante estadounidense necesita a la despótica Casa de Saud tanto como esta última necesita el patrocinio de Estados Unidos. Es un eje estratégico que es inviolable.

Trump puede interpelar que los saudíes necesitan pagar por la protección militar, pero los planificadores imperialistas estadounidenses saben muy bien que las ambiciones hegemónicas estadounidenses en Medio Oriente, rico en petróleo, dependen totalmente de que Washington asegure su apoyo a la Casa de Saud.

Esto se debe en parte al sistema de petrodólares de décadas de antigüedad entre Estados Unidos y Arabia Saudita, en el que el principal productor de petróleo del mundo juró siempre nominar al dólar como moneda para el comercio mundial de energía. Si el sistema petrodólar colapsara, por ejemplo, por una implosión política de Arabia Saudita, entonces la economía estadounidense también se derrumbaría.


Comentario: El sistema petrodólar también colapsaría en caso de un cambio estratégico en Arabia Saudita, en cuyo caso Estados Unidos tendría motivos para provocar una "implosión política" que, según esperan, favorecería el mantenimiento de dicho sistema, o al menos impediría el reajuste de Arabia Saudita con la integración euroasiática.


Washington, como Trump parece malinterpretar, no está dando protección militar a Arabia Saudita como una especie de acto benévolo de gentileza. El poder militar estadounidense que apuntala a los monarcas saudíes es un elemento esencial para la supervivencia geopolítica de Estados Unidos.

La "estafa de protección" estadounidense -porque eso es lo que es- también viene con el incentivo añadido de la gigantesca venta de armas a los saudíes. El año pasado, Trump y el gobernante de facto de Arabia Saudita, el príncipe heredero Mohammed bin Salman, de 33 años, firmaron un acuerdo de armas por valor de más de 100.000 millones de dólares. Esta estafa es demasiado importante para el capitalismo estadounidense y su dependencia sistemática de un complejo militar-industrial como para ser abandonada.

Otro papel crucial de los saudíes para el imperialismo estadounidense es que el reino ha financiado desde hace mucho tiempo las operaciones negras de la CIA en todo el mundo, lo que es una buena manera de que las actividades altamente criminales de subversión y las guerras de cambio de régimen estadounidenses evitan la supervisión política del Congreso.


Comentario: Una vez más, imagine si empezara a verse como que el dinero saudí estuviera dejando de fluir en ese ámbito. Los EE.UU. tendrían entonces motivos para intentar "colapsar" el Reino, a través del cambio de régimen, la "democratización", una "Primavera Saudí", o lo que sea.


En general, el poder global de Estados Unidos depende de mantener intacto el despotismo de los gobernantes saudíes.

Ningún supuesto reajuste estratégico es posible bajo las condiciones e imperativos existentes del capitalismo corporativo estadounidense y su función imperialista en Medio Oriente o más allá.

El último incidente espeluznante de un periodista saudí que aparentemente fue atraído a su muerte en un consulado saudí es una llamada de atención espantosa de anarquía y barbarie.

Sin duda, los medios de comunicación estadounidenses se ven sacudidos por el brutalismo y la aparente burla al derecho internacional. Pero los llamamientos a un cambio sustancial en las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita son ilusorios. Porque tales llamadas no logran entender la naturaleza real y atroz del poder de Estados Unidos y de cómo opera en el mundo.

Como ocurre en Yemen y también contra los disidentes individuales, los gobernantes saudíes pueden salirse con la suya porque Washington depende de esta crueldad para sus propios objetivos imperialistas.