Traducido por el equipo de SOTT.net en español

(Estados Unidos) - Hace dos semanas, el huracán Florence se abatió sobre las Carolinas, desencadenando seis meses de lluvia en cuestión de horas. En el interior del Condado de Cumberland, el Río Cape Fear se elevó 40 pies1, inundando Fayetteville con la peor inundación que la ciudad ha visto desde 1945. Pero a medida que las aguas retrocedían y los ciudadanos regresaban a sus casas en ruinas, una nueva plaga apenas comenzaba a descender.
Psorophora ciliata, gallinippers, hurricane Florence
© Getty
Aunque no se sabe si transmiten enfermedades humanas, los gallinippers de gran tamaño son rápidos para acosar a cualquier mamífero que puedan encontrar, a cualquier hora del día o de la noche, y dan unos mordiscos temible.
Conduzca a través de Fayetteville hoy y pasará casa tras casa vacía de pertenencias, los desechos manchados de barro se amontonaron en las aceras de todo el condado. Pero le será difícil ver las secuelas de la tormenta a través de las nubes de mosquitos monstruosos e hiperagresivos que salpican su parabrisas. Veintisiete condados de Carolina del Norte, incluyendo Cumberland, se encuentran en medio de un brote de mega-mosquitos. El 26 de septiembre, el gobernador de Carolina del Norte Roy Cooper ordenó 4 millones de dólares en fondos de socorro para combatir los enjambres invasores de los chupasangres del tamaño de un níquel, conocidos por los científicos como Psorophora ciliata y por todos los demás como gallinippers.

Lea el artículo completo en ingés aquí.