El telescopio Spitzer de la NASA ha obtenido imágenes de las estrellas recién nacidas en la Nebulosa Pata de Gato gracias a su forma peculiar. La nebulosa se halla en la constelación de Escorpio.
nebulosa pata de gato
© NASA. JPL-Caltech
En las fotografías se observan unas burbujas rojas rodeadas de brillantes halos verdes.
"Cuando el gas y el polvo colapsan dentro de la nebulosa para formar estrellas, estas a su vez pueden calentar el gas que se encuentra a su alrededor, de manera que dicho gas se expanda y cree burbujas", explica la agencia espacial.
Burbujas de la Nebulosa Pata de Gato
© NASA / JPL - Caltech
Burbujas de la Nebulosa Pata de Gato
Las zonas de color verde son aquellas donde la radiación de las estrellas calientes colisiona con hidrocarburos aromáticos policíclicos y generan fluorescencia.

Spitzer es un telescopio espacial infrarrojo. Gracias a la longitud de ondas de la luz, el observatorio espacial es capaz de 'ver' a través de las grandes nubes de gas y polvo, algo que la luz óptica visible no puede conseguir.

Las líneas negras que atraviesan la nebulosa contienen nubes de gas y polvo tan densas que la luz infrarroja tampoco es capaz de penetrar.

Los astrónomos sugieren que las mencionadas zonas podrían albergar nuevas estrellas en el futuro.