Los ataques de tiburón han ido en aumento en una zona donde anteriormente no eran habituales.
ataques tiburones,Australia
© Getty Images
El Parque Marino de la Gran Barrera de Coral alberga aproximadamente 88 especies de tiburones.
Un hombre murió después de ser atacado el lunes por un tiburón cerca de un puerto insular en la Gran Barrera de Coral de Australia, donde otros dos turistas fueron atacados en días consecutivos en septiembre, informaron las autoridades.

El turista de 33 años sufrió "heridas graves en la pierna y la muñeca" luego de que fue atacado cerca de Cid Harbor, en la isla Whitsunday, frente a la costa del estado de Queensland, mientras practicaba paddleboarding, informó un comunicado del Servicio de Ambulancia de la entidad.

El hombre falleció en el hospital, informó un comunicado policiaco emitido el martes. La policía no ha dado a conocer el nombre de la víctima.

ataque tiburón en Australia
© Foto EFE
La víctima fue trasladada en helicóptero al Hospital Mackay Base, ubicado a 100 kilómetros (60 millas al sur), donde su condición fue calificada de crítica, dijo el Servicio de Rescate de Helicópteros de Queensland en un comunicado.
Whitsunday es la isla más grande del archipiélago del mismo nombre y es una importante atracción turística entre los buceadores y navegantes, donde los ataques de tiburón no eran habituales.

Una turista de 46 años, Justine Barwick, fue atacada el 19 de septiembre mientras nadaba frente a un yate en Cid Harbor y actualmente está en recuperación. Una niña de 12 años, Hannah Papps, fue atacada en el mismo lugar al siguiente día y perdió una pierna.

El ataque de tiburón más reciente antes de esta última serie de incidentes ocurrió en 2010 frente a la Isla Dent. Una mujer de 60 años sobrevivió a heridas muy severas en su trasero y a una gran pérdida de sangre.

El lunes, testigos rescataron a la víctima en una embarcación, en donde fue atendida por dos doctores, un enfermero y un paramédico de un hotel cercano que estaban fuera de servicio, dijo Ben McCauley, miembro de la tripulación del helicóptero de rescate.
"Sufrió varias mordeduras graves, una importante pérdida de sangre y un infarto cardiaco".
La víctima fue resucitada en dos ocasiones durante un periodo de menos de 45 minutos antes de ser llevada en bote hasta la orilla, desde donde fue trasladado vía aérea al hospital, comentó McCauley.