Un rápido vistazo a los últimos titulares nos mostrará lo que parece ser una guerra total en el mundo de los consejos dietéticos.
fresh baked bread

Tan sólo el olor de pan recientemente horneado incrementa el IQ en 10 puntos.
Por un lado, la charla tristemente equivocada de un "impuesto a la carne" está en todos los encabezados después de que se diera a conocer un "estudio" que asegura que, ¡sorpresa! salvará vidas. Sin embargo, el LA Times acaba de publicar un artículo que está recibiendo mucha atención, titulado "El caso contra los carbohidratos se hace más fuerte", similar al título del artículo del Dr. David Ludwig, ampliamente difundido: "El caso en favor de una dieta baja en carbohidratos es más fuerte que nunca". Las líneas de batalla se están trazando, veganos contra carnívoros, carbohidratos altos contra carbohidratos bajos, el Dr. Shawn Baker contra el Dr. Neal Barnard. O eso parece.

Aunque hay pocas dudas de que esto está confundiendo infinitamente al público (como lo demuestra el creciente número de videos de Youtube sobre la "dieta cetogénica vegana", un vano intento por conciliar a posiciones dietéticas opuestas), el argumento realmente debería enmarcarse como lo que es: el intento de la verdad y de la ciencia por superar la presión de los organismos gubernamentales monolíticos y de la industria. No importa quién gane la guerra de titulares, que es realmente un juego arreglado, el número de personas que hay por ahí reduciendo su consumo de carbohidratos, con el resultado de que se están volviendo más saludables, está haciendo olas.

Así que no fue una sorpresa ver otro disparo desde el campamento pro-carbohidratos: The Daily Mail publicó un artículo esta semana elogiando a los carbohidratos, titulado: "Cómo los carbohidratos podrían ser el secreto para vivir más tiempo: Una dieta baja en proteínas y rica en pan, pasta y arroz puede proteger contra la demencia". Esto, después de haber publicado, menos de una semana antes: "¡Comienza el contragolpe contra el veganismo! Olvídate de engullir tus verduras, estas mujeres juran que una dieta DE PURA CARNE las ha hecho delgadas, sexys y más llenas de energía que nunca". Aparentemente el Daily Mail, con sus encabezados ridículamente largos y el uso innecesario de las mayúsculas, está tan confundido como el resto de nosotros.

¡Así que dele otro punto al Equipo Carbohidratos! Que le duela a los paleolíticos. La dieta cetogénica no es más que un lento declive por medio de la deficiencia de carbohidratos. Todos estos simpatizantes de los pocos carbohidratos van a morir pronto después de perder la cabeza por demencia. ESO ES LO QUE OBTIENE POR IR EN CONTRA DE LAS PAUTAS DE ALIMENTACIÓN REGULADAS POR EL GOBIERNO. Consigue la muerte. Muerte y locura.

Pero no tan rápido. A pesar del titular, y de las imágenes de pan y pasta en el cuerpo, el estudio sobre el que están informando no trata realmente de que los carbohidratos sean buenos para combatir la demencia (o promover la longevidad). Al tomar la evidencia de que la restricción calórica conduce a la longevidad y a una mejor salud cerebral, combinada con la evidencia de que comer tanto como se quiera de carbohidratos mientras se limita la proteína conduce a la longevidad, pero que no existe evidencia de que esta misma dieta también conduzca a una mejor salud cerebral como lo hace la restricción calórica, los autores del estudio decidieron ver si el comer muchos carbohidratos y pocas proteínas confiere los mismos beneficios al cerebro que la restricción calórica (espero que usted lo haya entendido). Encontraron evidencia de que más o menos sí.
En conclusión, tanto la RC [restricción calórica] como la LPHC [dietas bajas en proteínas y altas en carbohidratos] tuvieron un impacto sobre el envejecimiento cerebral en el hipocampo. Aunque los cambios conductuales y cognitivos fueron sutiles, hubo efectos más dramáticos sobre la expresión génica, la actividad de las proteínas y la morfología de la columna dendrítica. En general, las dietas más bajas en proteínas y más altas en carbohidratos (5% y 10% de proteína) generaron cambios que se acercaron a los observados con la RC. Una dieta muy baja en proteínas y alta en carbohidratos puede ser una intervención nutricional factible para retrasar el envejecimiento cerebral.
Así que no vieron mucho en términos de cambios de comportamiento, pero muchos de los marcadores que midieron parecieron estar cerca de lo que se ve con la RC. Pero, y esto es interesante, lo mismo se ha encontrado en dietas que restringen las proteínas pero tienen suficiente grasa para alcanzar la saciedad (una dieta cetogénica, en otras palabras). Se ha especulado que éste es el mecanismo por el cual las dietas cetogénicas funcionan -imitando la restricción calórica sin restringir realmente ninguna caloría. Después de todo, la restricción de calorías es más o menos imposible de mantener para los humanos. Es bastante fácil forzar a los ratones prisioneros a comer menos de lo que normalmente comerían, pero los humanos que no están bajo confinamiento forzado sólo tienen una limitada fuerza de voluntad.

Entonces, ¿qué tienen en común estos tres patrones alimenticios: la restricción calórica, muchos carbohidratos con pocas proteínas, y mucho contenido de grasas y pocas proteínas? Todos ellos restringen las proteínas. En el primer caso, cuando alguien está reduciendo la ingesta calórica total en una dieta restringida en calorías, es muy probable que esté reduciendo el consumo de proteínas. Si tanto la dieta LPHC como la LPHF (la F significa grasa) pueden imitar a la RC, parece que muchos de los beneficios para la salud cerebral y la longevidad por igual se pueden atribuir a la limitación de la cantidad de proteína. La grasa o los carbohidratos parecen bastante irrelevantes en este caso; se trata de la proteína. La grasa o los carbohidratos están ahí para que no sientas que te mueres de hambre. No hay suficiente evidencia para saber con seguridad, pero esto es ciertamente lo que se sugiere.

Pero a pesar de todo, el Daily Mail está lleno de sinsentidos (¿qué hay de nuevo?). Este estudio no es una señal para salir a comer tantos carbohidratos como sea posible porque de alguna manera va a protegerlo de la demencia. Los carbohidratos probablemente tuvieron muy poco que ver con los resultados que los científicos observaron. Este estudio estaba tratando de imitar una dieta de RC sin RC y encontrar una posible manera de hacerlo (aparte de la dieta cetogénica, aparentemente; la grasa es mala, después de todo). Y los ratones en el estudio no fueron alimentados con una dieta "rica en pan, pasta y arroz", como se dice en el titular; fueron alimentados con "comida de ratón" procesada industrialmente y compuesta de almidón no identificado, proteína de caseína (de la leche) y aceite de soja. También se hizo en ratones, no en humanos, así que la idea de que cargarse el estómago con pan, pasta y arroz va a producir los mismos efectos que se observan en el estudio es muy, muy improbable. Este artículo es, como no es de extrañar, una completa tontería.

En cuanto a si una dieta de LPHC es tan beneficiosa como una dieta de LPHF, el jurado todavía está deliberando. Este estudio realmente no es suficiente para decirlo en un sentido u otro. Estoy seguro de que este estudio proporcionará a los veganos más munición para "probar" que su dieta naturalmente alta en carbohidratos y baja en proteínas es superior, pero en realidad hay muy poco para hacerlo. Sin embargo, dados los efectos perjudiciales ya establecidos de los carbohidratos (los asesinos silenciosos del cerebro) y los beneficios de las dietas cetogénicas, así como las abundantes anécdotas de los beneficios para la salud de dejar de lado los carbohidratos, yo apuesto en favor de la dieta cetogénica.