Un río ha pasado de ser lánguido y casi seco a medir 60 kilómetros de ancho en cuestión de semanas como resultado de las inundaciones en el noreste de Australia, según imágenes satelitales.
Imágenes de satélite muestran el efecto de las fuertes inundaciones en Australia en 2019.

Imágenes de satélite muestran el efecto de las fuertes inundaciones en Australia en 2019.
Imágenes publicadas por la NASA muestran el cambio en el río Flinders - una de las vías fluviales más largas de Australia - durante el último mes, donde se registran las peores inundaciones en más de medio siglo.


Meteorólogos de CNN analizaron la imagen y dijeron que parecía que el río había crecido hasta alcanzar 60 kilómetros de ancho en algunos puntos.

El río ahora es tan grande que está creando su propio sistema climático.

El Buró de Meteorología de Queensland dijo que la humedad adicional de las inundaciones ayudó a crear una tormenta el jueves por la mañana.

Se espera que la industria australiana de carne de vacuno, con valor de mil millones de dólares, sufra grandes pérdidas debido a las tormentas.

Se estima que unas 500.000 reses -con un valor de US$ 213 millones (300 millones de dólares australianos)- murieron en las inundaciones, informó la afiliada de CNN, Seven News.

Muchos de los cadáveres de las reses continúan en el lugar y podrían representar un peligro para la salud si no se los entierra o se les quema.

"La gente ha resistido una sequía, han resistido años y años de sequía y ahora se encuentran en un desastre natural como nadie ha visto antes", dijo la gobernante de Queensland, Annastacia Palaszczuk.