Traducido por el equipo de Sott.net en español
Jackson neverland

El rancho "Neverland", el hogar "especial" de Michael Jackson para niños "especiales"
[El documental se titula "Leaving Neverland" en el original; "Neverland" es el nombre del rancho de Michael Jackson y es una referencia al País de Nunca Jamás del cuento de Peter Pan.- NdT]

Abandonar Neverland ha sido visto por sus muchos apasionados defensores como un "yo acuso" dirigido al legado de Michael Jackson. No lo es. Se trata de un estudio detallado de cuatro horas de duración sobre la psicología del abuso sexual infantil, contado a través de dos familias ordinarias que fueron preparadas para el abuso durante 20 años por un pederasta que se hacía pasar por un amigo de confianza. Es una máscara que usan a menudo los depredadores, ya sea que se trate de un sacerdote, un maestro, un tío. Esta vez el hombre detrás de la máscara era Michael Jackson.

Yo sólo tenía una idea confusa sobre todo esto antes de empezar a trabajar en la película. Las verdades complejas, contrarias a la intuición y repugnantes sobre el abuso sexual infantil que Wade Robson, James Safechuck y sus familias revelaron valientemente ante la cámara me sorprendieron.

En particular, el hecho repugnante pero innegable de que a menudo se forma un fuerte apego entre el depredador y el niño, que experimenta los avances sexuales del adulto no como abuso, sino todo lo contrario: como amor. Igualmente perturbador para cualquier padre es el impulso subsiguiente del niño de proteger al abusador de los padres o de la policía. Esta lealtad fuera de lugar a menudo persiste en la edad adulta, aunque el adulto ya sabe que el abuso sexual infantil es un delito. "Me sentí ungido", como lo plantea Wade.

Y luego está el miedo a las consecuencias. "Michael me dijo que iríamos a la cárcel por el resto de nuestras vidas", dijo Wade, describiendo una conversación que tuvo en Neverland cuando tenía siete años, pero que se repitió muchas veces. El peso combinado del amor, la vergüenza y el miedo puede llevar a una vida de silencio. La tensión psicológica de guardar el secreto corroe el alma, resultando en depresión, sentimientos de inutilidad, abuso de sustancias, pensamientos suicidas. Y la víctima no relaciona estos síntomas con la relación sexual de la infancia. No soy psicoterapeuta, pero todo esto empezó a tener un sentido terrible para mí. Como James observó conmovedoramente en una entrevista reciente: "Toda tu infancia es una mentira."

dan reed neverland jackson
© Taylor Jewell/Invision/AP
El cineasta Dan Reed con Wade Robson, izquierda, y James Safechuck.
Y aquí está la verdad más triste de todas. Confiamos en que nuestros hijos nos adviertan de cualquier contacto físico no deseado por parte de un adulto. Pero, ¿y si, aunque suene asqueroso, lo disfrutan y se sienten especiales? Oprah Winfrey, sobreviviente de abuso sexual infantil, llega a decir que el abuso sexual infantil es un término erróneo; debería llamarse "seducción sexual infantil". Cuando Wade le dice a su madre que Jackson abusó de él, ella se dirige a él: "¿Cómo pudiste no decírmelo?" Wade se atraganta cuando describe esto. "Esa es una pregunta muy complicada", es todo lo que puede decir.

Wade estaba enamorado de Jackson y apreciaba esa relación aún más que el vínculo con su madre. Esa situación persistió durante años. No fue sino hasta que se convirtió en el padre de un niño pequeño que Wade "despertó" y comenzó a buscar una salida al maldito país de nunca jamás en el que había entrado 22 años antes.

Todo lo que tiene que ver con el abuso sexual infantil es complicado, pero ahí es donde la forma del documental entra en juego. Siempre he creído que menos es más y cuanto más corto mejor, pero de lo que me di cuenta -ya que el talentoso editor Jules Cornell y yo reunimos la historia a lo largo de muchos meses- fue de que esta anatomía de las pruebas de dos familias exigía un lienzo mucho más grande que cualquier otra historia que había abordado en mis años de presentar historias complejas de trauma a través de testimonios personales íntimos. Este tarda cuatro horas en contarse y, hasta que lo haya visto todo, no sabrá si creerle a James y a Wade o no. Pocos de los que lo han visto sin prejuicios quedan en duda al final.
jackson protests
© Dingena Mol/EPA
Delirios peligrosos: Fanáticos de Michael Jackson protestan contra la película.
Por el contrario, la contra-narración del bando de Jackson ha sido agresivamente reductora. "Todo es por el dinero", entonan cada vez que aparece un nuevo acusador. Esta vez, sin embargo, hay un segundo garrote que su maquinaria legal y propagandística está usando para golpear a los niños que Jackson violó.

Wade fue el primer testigo de la defensa en el juicio penal de Michael Jackson en 2004/5. Su testimonio ayudó a absolver al Rey del Pop de abusar de Gavin Arvizo, un niño sobreviviente de cáncer. Wade afirma en mi película que cometió perjurio porque no podía soportar ver a Jackson, el hombre que amaba, ir a la cárcel. Decir la verdad estaba fuera de discusión. Nunca se lo había dicho a nadie, ni siquiera a su madre. Así que el bando de Jackson ahora lo llama mentiroso confeso. Este argumento se desmorona cuando se aplica el más mínimo granito de sentido común. ¿Estaba mintiendo entonces? ¿O está mintiendo ahora? No se puede tener todo.

La evidencia de perjurio, por supuesto, viene del propio Wade. La segunda parte del documental lleva a todos, excepto al fanático más duro, a comprender por qué mintió entonces y por qué ahora dice la verdad.

La acusación de que James y Wade están en esto por dinero es igualmente débil. En 2013, Wade (a quien James se unió más tarde en un caso separado, pero similar) lanzó una demanda contra los bienes de Jackson, alegando que los socios comerciales de Jackson sabían que estaba abusando de niños pequeños, pero hicieron la vista gorda. Sus casos fueron desestimados por razones técnicas, pero el juez no se pronunció sobre la validez de las alegaciones de abuso. Los dos casos han sido apelados.
michael jackson wade

Algunas de las vidas que Jackson arruinó.
Entonces, ¿de dónde vendrá este "oro"? La respuesta es que Wade y James tendrían que ganar en una batalla muy disputada en la corte. Un jurado tendría que sopesar las pruebas -de las que hay muchas- y decidir que sus afirmaciones eran válidas. Y los daños serían entonces adjudicados contra los bienes de Jackson. Algunas personas llamarían a eso justicia. Lo más extraordinario de todo esto es que nadie niega que Jackson llevó a los niños a su cama, noche tras noche, durante muchos, muchos años. ¿Qué pensaban su familia y sus socios que estaba haciendo con estos niños detrás de una puerta cerrada con llave? ¿Creían que en realidad era un niño en el cuerpo de un hombre y que por lo tanto necesitaba dormir con niños pequeños? Eso no tiene sentido si lo piensa más de un segundo.

¿Por qué han tardado 30 años en desenmascarar a Jackson? Aquí en el Reino Unido todos hacíamos la misma pregunta después de Jimmy Savile.

La respuesta tiene algo que ver, por supuesto, con el deslumbrante resplandor de la celebridad y nuestra deferencia instintiva al talento y la riqueza. Pero también tiene mucho que ver con la ignorancia colectiva. Joe Public -que me incluye a mí antes de hacer esta película- no tiene ni idea de lo que es la preparación para el abuso de un pederasta depredador. ¿Por qué el chico no fue corriendo a ver a su madre tan pronto como fue tocado? Esta es en parte la razón por la que tantas víctimas se llevan su vergonzoso secreto a la tumba.

Abandonar Neverland es un humilde intento de cambiar eso, y encender un faro para aquellos que, cuando llegue el momento, deseen romper su silencio y enfrentarse a su abusador, vivo o muerto.