Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los rescatadores encontraron 127 zarigüeyas de cola de anillo a lo largo de la costa y en el agua en la península de Mornington en Victoria.
Wildlife rescuers found 127 dead and injured ringtail possums at Somers Beach in Victoria during a four-day heat spell.
© Wildlife rescuers found 127 dead and injure Alyse Huyton
Los rescatadores de vida silvestre encontraron 127 zarigüeyas muertas y heridas en la playa de Somers Beach en Victoria durante un período de calor de cuatro días.
Más de 100 zarigüeyas muertas y heridas han sido encontradas por los rescatadores de vida silvestre a lo largo de un solo tramo de playa en Victoria en lo que los ecologistas dicen que se está convirtiendo en una ocurrencia anual debido al calor extremo.

Rescatadores y cuidadores de la vida silvestre descubrieron 127 zarigüeyas de cola de anillo a lo largo de la costa y en el agua en Somers Beach, en la península de Mornington, el sábado, durante un período de cuatro días en el que se observaron temperaturas consistentes en la treintena, noches cálidas e incendios forestales en algunas partes del estado.

Melanie Attard, una rescatadora de vida silvestre y cuidadora de Aware Wildlife en Frankston, dijo que los rescatadores sospechaban que los animales estaban tan deshidratados y desesperados que habían dejado un área de matorrales y bajado a la playa e intentado beber agua salada.
"Asumimos que salieron debido al estrés por el calor y se dirigieron hacia el agua en desesperación", dijo. "No es agradable ver a una zarigüeya tirándose a la playa y bebiendo agua de mar. Es realmente desesperado".
Attard dijo que 100 de los animales habían muerto mientras que las zarigüeyas restantes habían sido cuidadas. Sólo la mitad había sobrevivido y serían liberadas de nuevo al medio silvestre cuando se hubieran recuperado.

El personal veterinario que trabaja con Wildlife Health Victoria: Vigilancia en la Universidad de Melbourne está investigando la causa de las muertes.

Malcolm Legg, un ecologista de la Península de Mornington que ha estado monitoreando la situación durante una década, dijo:
"Ahora es más o menos un evento anual cada vez que tenemos olas de calor de dos días o más. Las zarigüeyas se caían de los árboles, eran atropelladas por coches, tomadas por perros y gatos. La semana pasada iban al agua y se desesperaban tanto que se estaban muriendo en el acto."
Dijo que la situación era similar a las muertes por estrés por calor que han afectado a otras especies este verano, incluyendo el zorro volador de anteojos en Queensland.