Traducido por el equipo de SOTT.net en español

De verdad, no esperaba que los acontecimientos más prometedores de la política de Europa occidental vinieran de Italia. ¿Quién podría predecir que el extraño gobierno nombrado en junio de 2018 -una incómoda alianza de nacionalistas bajo la Liga de Matteo Salvini y el populista pero vago Movimiento Cinco Estrellas- duraría tanto tiempo o lograría tanto como lo ha hecho? El régimen parlamentario de Italia es notoriamente inestable, con gobiernos que caen con una regularidad desconcertante, y sin embargo este extraño híbrido ha ido de fortaleza en fortaleza.
orban salvini
Los globalistas, en particular las instituciones de la UE y las diversas ONG de migrantes, muchas de ellas apoyadas por la Fundación Open Societies de George Soros, han adoptado una política criminal en virtud de la cual el objetivo de sus operaciones no es reducir la inmigración ilegal, sino "resolver" el problema mediante el "rescate" de los migrantes en el mar, aunque apenas hayan abandonado las costas del norte de África, y el desmantelamiento de las fronteras exteriores y nacionales de Europa.
libya migrants EU rescues
© Council of Europe
Mapa de datos de la UE de sus "operaciones de rescate". Observe cómo se acercaban cada vez más a Libia con cada año que pasaba de la "crisis de los migrantes", hasta que, en un par de casos, los migrantes eran literalmente recogidos en los puertos libios.
Los italianos, que sufrían la aplastante carga de soportar una ola interminable de inmigrantes africanos económicamente inútiles y a menudo violentos, se rebelaron contra esto. De hecho, la disminución de la migración ya había comenzado bajo el anterior gobierno de centro-izquierda, que se había frustrado cada vez más con las ONG. En julio de 2017, el Ministro del Interior y "Señor de los espías" Marco Minniti inició la represión de las ONG que, junto con otros esfuerzos, condujo a una fuerte disminución de la inmigración ilegal a finales de año. En este sentido, la exitosa represión de la inmigración ilegal ha sido posible como parte de un consenso nacional en el sentido de que el país no podía hacer frente a la situación y tenía que abordar realmente la raíz del problema.

migrants italy chart

Los migrantes que llegan a Italia cada mes por mar de 2016 a 2018.
La abrumadora mayoría de la inmigración a las naciones occidentales está ocurriendo porque nuestros gobiernos están permitiendo voluntariamente que esto suceda, cambiando permanentemente a la población en contra de la voluntad de sus propios ciudadanos y pueblos.

Desde que llegó al poder como ministro del Interior, Salvini ha aprovechado los esfuerzos del gobierno anterior: evitar cualquier retorno a los niveles anteriores (los socialdemócratas no habían sido firmes al respecto) y reducir aún más la inmigración ilegal a niveles insignificantes. Por ello, sus esfuerzos deben ser aplaudidos.
migrants italy chart

Migrantes que llegan a Italia para el período del 1 de enero al 11 de marzo de cada año desde el 2016 al 2018.
Además, Salvini ha adoptado una actitud mucho más confrontacional que sus predecesores. Mientras que el centroizquierda siempre se sintió avergonzado de tener que tomar las medidas "sin corazón" necesarias para hacer cumplir las leyes de inmigración italianas y detener la invasión, Salvini ha hecho un espectáculo mediático de cada paso, restregando los rostros de la élite mediática en sus éxitos. Su popularidad sólo ha crecido como resultado.

Esto ciertamente no ha sido fácil para Salvini. Las élites lo odian, al igual que las élites de todo Occidente odian a todos los nacionalistas occidentales. Además, Salvini tiene innumerables enemigos entre la vieja y decadente clase dominante de Europa. Cuando Salvini sugirió que quería "ayudar a los italianos a tener más hijos" en lugar de importar africanos, Jean Asselborn, el ministro de Asuntos Exteriores de Luxemburgo, un glorificado paraíso fiscal, se enfureció tanto que se vio obligado a gritar obscenidades: "Merde alors!"

Muchos funcionarios de la Iglesia Católica se han vuelto en contra de Salvini, incluyendo el arzobispo de Milán y el semanario católico Familia Cristiana (que, aunque dicen ser buenos cristianos, aparentemente no tienen ningún problema con Europa, el corazón de la cristiandad, convirtiéndose en una tierra islámica, como sucedió con el antiguo cristianismo romano del Medio Oriente y el norte de África hace siglos).

Adecuado para la tierra que produjo el poeta-político Gabriele d'Annunzio, Salvini no ha sido reacio a mezclar el arte con la política. Una revista estadounidense se puso nerviosa porque citó al poeta americano Ezra Pound:
O en la lengua vernácula estadounidense original de Pound: "Si un hombre no está dispuesto a arriesgarse por sus opiniones, o sus opiniones no son buenas o él no es bueno." ¿No es Pound un alimento básico de la civilización estadounidense, que todavía se enseña en las clases de literatura inglesa de las escuelas secundarias de los Estados Unidos? ¿O es que su nombre está siendo borrado de la historia, demasiado doloroso para ser escuchado por la izquierda, junto con los de Robert E. Lee y, muy pronto, Thomas Jefferson?

Los tribunales han llegado incluso a procesar a Salvini por hacer cumplir las leyes de inmigración dejando a los migrantes "varados" en un barco en lugar de dejarlos aterrizar en puertos italianos. Afortunadamente, hasta ahora su inmunidad parlamentaria ha sido preservada, gracias al apoyo de sus aliados del Movimiento Cinco Estrellas.

Nada grande puede lograrse en este mundo excepto superando una gran oposición. Como dijo Salvini recientemente: "Tanti nemici, tanto onore" (Muchos enemigos, mucho honor).

¿Cómo lo ha conseguido Salvini?

No podemos subestimar el poder de la energía psicológica. Salvini se alimenta de su gente, il Capitano está constantemente de gira por Italia, lanzándose a las multitudes, estrechando manos, besando a bebés y abuelas, haciendo promesas, tomando de la Fuerza Vital, obteniendo el poder y la confianza necesarios para luchar contra los destructores de la nación. (Vea, a este respecto, los numerosos videos e imágenes que sube.) Salvini también recibe a menudo una respuesta notablemente positiva en los estudios de audiencias de los programas de televisión italianos.

Salvini también entiende el poder que tienen los perros.

Salvini es frecuentemente objeto de ataques feroces, pero tiene la piel gruesa. Frecuentemente comparte los ataques contra él en los medios de comunicación social y responde con comentarios como "No dejo de sonreír", "qué mujer tan amable" o simplemente "un bacio" (un beso). Al hacer esto, Salvini demuestra que no se ve afectado por estos ataques insignificantes ni está por encima de ellos. Más concretamente, respondió al grafiti de "Fuck Salvini" en Bruselas con un llamamiento a sus partidarios para que dieran una paliza a los eurócratas votando por él en las próximas elecciones parlamentarias de la UE. Lamentablemente, todo esto sólo puede contrastar con el presidente Donald Trump, que no sólo no ha cumplido muchas de sus promesas de campaña (sobre todo The Wall), sino que recurre a los ataques de antiguos seguidores como Ann Coulter, que se atreven a pedirle cuentas.

Salvini se ha beneficiado de unas condiciones italianas únicas. Italia, desde la caída de Roma, nunca ha sido el país más organizado. La situación económica es mala y esto sin duda contribuye a que los italianos no se sientan demasiado cómodos y, por lo tanto, sean un poco más "reales" y egoístas que sus primos naífs del norte de Europa. Además, hay algo que Ezra Pound llamó "la cordura mediterránea". Las sociedades del norte de Europa, al menos en los tiempos modernos, han tendido a ser más rigurosas y exitosas en todo lo que se proponen (ver Alemania: mejor en el fascismo, mejor en el comunismo, mejor en el capitalismo...). Pero la mente del norte de Europa también tiende a ser desequilibrada, demasiado apegada a principios abstractos, carente de sentido común.

En resumen, nunca ha habido tal tabú sobre la política de extrema derecha en Italia -incluso después de la Segunda Guerra Mundial- como en Alemania, Gran Bretaña o Francia. La comparación con Francia es instructiva. En Francia, cualquier alianza entre el Frente Nacional nacionalista y los principales conservadores fue bloqueada en una etapa temprana a partir de la década de 1980. Esto se debió en parte a la presión de las organizaciones judías de cabildeo: Le Monde informó en marzo de 1986 que los B'nai B'rith "recuerdan a los representantes de los partidos [conservadores] los compromisos que asumieron, durante los foros de B'nai B'rith, ante la comunidad, [...] para no aliarse en ningún caso con el Frente Nacional". Por el contrario, los partidos de extrema derecha han podido trabajar en general con partidos conservadores en Italia.

Además, y de manera notable, Salvini no gobierna como socio de coalición junior en un gobierno conservador. Más bien, la Liga es un partido de gobierno esencialmente igualitario junto con un partido populista, el Movimiento Cinco Estrellas. El gobierno ha podido entonces gobernar y cumplir las promesas que hizo a sus electores.

Durante mucho tiempo he pensado que los gobiernos nacionalistas, si se les diera una oportunidad, tendrían mucho éxito político con los votantes. ¿Por qué? Porque los seres humanos son, en general, intrínsecamente tribales y conservadores -o nostálgicos- por naturaleza. A la gente común no le gusta ver su cultura destruida, su población reemplazada por extraños extranjeros, sus mujeres violadas, su gente asesinada por criminales y terroristas islámicos, o su nación disuelta. Las élites políticas y mediáticas sobredimensionadas son realmente raras en este sentido, completamente fuera de contacto con la gente común.

Cualquier gobierno que envíe señales patrióticas -auténticas o no- puede ganar políticamente como resultado de ello. A la gente le tranquiliza saber, o al menos tener la impresión, de que su gobierno defiende su cultura y sus intereses. Pero, evidentemente, esto ya es demasiado para los que dirigen la Unión Europea o escriben para el New York Times. Un gobierno patriótico sólo necesita ser honesto: simplemente publicar la verdad, destacar la realidad de los migrantes violando y asesinando a nuestra gente - lo cual ocurre todo el tiempo - y usted comenzará a cambiar la opinión pública. A nadie le gusta ver a sus mujeres y niños abusados y asesinados. Salvini lo hizo hace poco, denunciando un sistema que había permitido que un marroquí drogado y borracho con antecedentes penales matara a dos italianos con su vehículo y comprometiéndose con un dutertista a "borrar a los traficantes de drogas de la faz de la Tierra".

Salvini no es antieuropeo, ni siquiera antieuropeo como tal, sino que ha intentado activamente trabajar con patriotas europeos en otros países. En Gran Bretaña, el gobierno conservador y cojo se ha visto envuelto en un lío interminable en su intento de abandonar la Unión Europea. De hecho, renegociar la relación económica de Gran Bretaña con un bloque comercial debería ser un asunto relativamente menor y de poco interés para los identitarios. Por el contrario, Salvini ha insistido en que "cree en Europa", ha sido un mediador con los inmigrantes europeos y ha cultivado lazos con los gobiernos patrióticos de Hungría y Polonia. Salvini ha pedido, en particular, la creación de un "eje italo-polaco":
Polonia e Italia serán los héroes de esta nueva primavera europea, de este resurgimiento de los verdaderos valores europeos, donde habrá menos finanzas, menos burocracia, más trabajo y más familia y, sobre todo, más seguridad.
Por último, las principales promesas de Salvini han sido en su mayor parte alcanzables. No hay nada difícil en reducir la inmigración legal e ilegal. Es una cuestión de voluntad simple y directa. Los éxitos de Salvini frente a las elites metropolitanas hostiles han galvanizado a sus partidarios. Como resultado, la popularidad de la Liga ha aumentado constantemente. Por el contrario, el Movimiento Cinco Estrellas ha sido víctima de su vaga ideología y de sus promesas económicas poco realistas (mientras que el Gobierno ha conseguido hacer aprobar un presupuesto de estímulo deficitario, a pesar de la oposición de la UE, el país sigue entrando en recesión). Como resultado, los Cinco Estrellas han sufrido pérdidas brutales en las elecciones regionales de Abruzzo y Cerdeña, mientras que los partidos de derechas han ido viento en popa.

political parties italy

Los índices de audiencia de los partidos políticos en Italia: Fiesta de Salvini = triángulos verdes
Si hoy se celebraran elecciones, una coalición de derechas (la Liga, Forza Italia de Berlusconi y la extrema derecha de los Hermanos de Italia) prácticamente obtendrían la mayoría por sí solos. Si la situación económica continúa deteriorándose, parece probable que Salvini se deshaga del Movimiento Cinco Estrellas y convoque elecciones en el punto álgido de su popularidad, para formar una coalición con los conservadores, siendo la Liga el socio principal. Esto podría permitir a Italia contar con políticas de inmigración y demográficas sanas, así como con las reformas económicas y la estabilidad probablemente necesarias para frenar la paralizante fuga de cerebros del país hacia el norte de Europa.

Salvini sugiere ahora que cerrará la pérfida misión naval de la UE "Operación Sofía" en el Mediterráneo, que había asumido un papel de liderazgo en el fomento de la inmigración ilegal. Como dijo un funcionario italiano a Politico Europe:
Sofía estaba destinada a luchar contra los traficantes de personas y terminó trayendo 45.000 inmigrantes a Italia. Podemos controlar nuestra propia frontera. No necesitamos ayuda técnica para recoger a la gente en el mar.
Y la revista señala con razón que el cierre de Sofía fortalecería la mano de Salvini antes de las próximas elecciones de la UE:
Desencadenaría una protesta predecible de los activistas humanitarios y de los opositores políticos liberales de toda Europa, lo que pondría en evidencia las credenciales de Salvini como el luchador más duro contra la migración ilegal en las semanas previas al día de las elecciones. [...] Desguazar a Sofía sería una forma fácil de crear una crisis y volver a poner la migración -y a Salvini- en los titulares.
Di lo que quieras de Salvini, él es un ganador. Y si tuviera que resumir su correcta fórmula sería:
  1. Mantente cerca de tu gente.
  2. No dejes que los que te odian te molesten.
  3. Trabaja con otros oponentes del sistema.
  4. Simplemente di la verdad.
  5. Cumple tus promesas.
Ave, victoria!