Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El legendario mar interior de Australia está llenando y reverdeciendo el desierto y atrayendo a la vida salvaje y a los turistas de todas partes.
Kati Thanda-Lake Eyre National Park
© South Australian Tourism Commission/Lachlan Swan.
Parque Nacional de Kati Thanda-Lake Eyre
El lago Eyre, en el norte de Australia del Sur, es el lago más grande de Australia y el decimotercero más grande del mundo cuando está lleno. También es el punto geográfico más bajo de la nación insular, a 15 metros por debajo del nivel del mar.

El sistema de lagos generalmente secos en el estado de Australia del Sur -que los primeros colonos europeos creían que albergaba un enorme mar interior- se encuentra a unos 500 km de la costa y sólo se llena unas cuatro veces por siglo.

La última vez que estuvo lleno fue en 1974, pero ahora el agua del ciclón tropical Trevor y las lluvias de la estación húmeda en el interior de Queensland están fluyendo hacia el lago a través de una red de ríos que desembocan en una cuenca que cubre una sexta parte de Australia, aproximadamente del tamaño de España.


Oficialmente conocido como Kati Thanda, el Lago Eyre está lleno en una tercera parte y se espera que el próximo mes alcance su punto máximo, el nivel más alto en más de 25 años.

Esto ha provocado un raro enverdecimiento del desierto y ha atraído a miles de aves a una zona que suele ser uno de los lugares más secos e inhóspitos de la tierra.
Flood waters flowing towards Lake Eyre in March 2019.
© Trevor Wright
Inundación de las aguas que fluyen hacia el lago Eyre en marzo de 2019.
También está atrayendo a navegantes aventureros del Club Náutico del Lago Eyre, que competirán en una regata única en el Outback esta semana.

El Gerente Nacional de Servicios de Inundaciones de la Oficina de Meteorología del gobierno australiano, Alex Cornish, dijo que el lago de 9.500 kilómetros cuadrados alcanzaría el 50% de su capacidad en mayo, su nivel de agua más alto desde principios de la década de 1990.
Lake Eyre

Lago Eyre
Dijo que factores naturales como la evaporación y el viaje de 1000 km de las aguas de la inundación a través del Canal de la Mancha hasta el lago Eyre hicieron que el evento fuera un fenómeno natural poco común.

(Lea el artículo completo en inglés aquí)