Un asteroide comparable con el que mató a los dinosaurios hace 66 millones de años podría impactar contra nuestro planeta en el futuro, advirtió el educador de ciencia Bill Nye en la Conferencia de Defensa Planetaria de la Academia Internacional de Astronáutica.
impacto cometario
© RT
¿Cuántas rocas espaciales están acechando nuestro planeta?
Según subrayó el también presidente de la organización Sociedad Planetaria, el principal problema es que "no sabemos cuándo va a ocurrir. Y si esto sucede, será un 'Ctrl-Alt-Del' (reinicio) de todo".

Sin embargo, a diferencia de los dinosaurios, "no tenemos que estar sentados esperando" la catástrofe inminente. En vez de eso, es necesario adoptar medidas para prevenir el impacto.

El científico explicó que, pese a que la NASA ya descubrió más del 90% de los asteroides potencialmente peligrosos para el planeta, hay numerosos meteoritos todavía desconocidos capaces de provocar daños "a escala local".


Comentario: ¡Qué curioso! Para saber que X es igual al 90% de Y, se debería conocer el valor de Y. ¿Cómo pueden saber que los asteroides potencialmente peligrosos descubiertos hasta el momento son el 90% del total, si el supuesto restante de un 10% no fue descubierto aún? Sería interesante saber que tipo de cálculos han hecho para llegar a esa atrevida conclusión.


Nye subrayó que la comunidad internacional tendrá que unir sus fuerzas en caso de que un gran asteroide se dirija hacia la Tierra. "Y luego, si tuviéramos suficiente tiempo -de varios años o, preferiblemente, décadas- podríamos lanzar una sonda que lo empujaría de su curso con un 'remolque gravitacional'", indicó Nye.


Comentario: Innumerables eventos recientes donde se han detectado rocas espaciales apenas un par de días antes de pasar rozando nuestro planeta, nos hacen dudar en que cuenten con todo ese tiempo que necesitan.


No obstante, en caso contrario, la humanidad se vería obligada a atacar el asteroide con una o varias naves para cambiar su trayectoria "por la fuerza bruta" o incluso detonar un arma nuclear cerca de la roca espacial para vaporizarla parcialmente, algo que también cambiaría su curso.

Asimismo, el científico estadounidense mencionó el proyecto 'Abejas de láser', que consiste en enviar un 'enjambre' de pequeñas naves espaciales hacia el asteroide para luego atacarlo con rayos láser.