El hallazgo se produjo en la provincia de Sur Lípez e incluye residuos de plantas y objetos relacionados con diversos rituales.

cueva del chileno Bolivia
© Jose Capriles, Penn State
Investigadores encontraron un paquete con artículos para rituales en la Cueva del Chileno, al suroeste de Bolivia.
Investigadores arquelógicos encontraron en Bolivia un antiguo bolso de cuero con artículos para rituales y restos de plantas psicotrópicas, que evidenciarían el uso de estupefacientes en esa región hace un millar de años.

El hallazgo se produjo entre los escombros de una estructura que pudo haber servido como recinto funerario, en la provincia de Sur Lípez, cuando los arqueólogos estaban en busca de antiguas ocupaciones en la zona. El descubrimiento en cuestión incluyó tallos secos, dos tablillas talladas en madera para inhalar sustancias, un tubo que servía para aspirar, dos espátulas de hueso de llama, una cinta textil para la cabeza y un bolso hecho con tres hocicos de zorro cuidadosamente cosidos. Se cree que todo ello perteneció a un chamán.

En un reciente estudio publicado en la revista PNAS, los expertos dan cuenta del análisis de las muestras recogidas del interior de la bolsa, que tendría una antigüedad de 1.000 años, y enumeraron al menos cinco compuestos psicoactivos: cocaína, benzoilecgonina, harmina, bufotenina y dimetiltriptamina.

"Ya sabíamos que los psicotrópicos eran importantes en las actividades espirituales y religiosas de las sociedades del sur y centro de los Andes, pero no que estas personas estaban usando tantos compuestos diferentes y posiblemente combinándolos", dijo el antropólogo José Capriles, de la Universidad Estatal de Pensilvania (EE.UU.).

"Este es el mayor número de sustancias psicoactivas que se han encontrado en un solo conjunto arqueólogico en Sudamérica", agregó.

La identificación de estas sustancias sugiere que algunas de las plantas que estaban dentro del bolso "formaban parte de la parafernalia chamánica", señalaron los investigadores.

Asimismo, se estableció que ninguna de las plantas encontradas pertenece a esa zona del Altiplano, lo que induce a pensar en la presencia de redes de intercambio en la región o, de otra forma, en el desplazamiento de su dueño a diferentes entornos para obtenerlas.