El Ministerio de Exteriores no dio detalles sobre la naturaleza de los incidentes.

oil tanker buque petrolero
© Mosab Omar / Reuters
Imagen ilustrativa
El Ministerio de Exteriores de Emiratos Árabes Unidos (EAU) señaló este domingo que cuatro buques comerciales fueron objeto de "operaciones de sabotaje" cerca de las aguas territoriales del país, sin precisar la naturaleza del sabotaje ni las nacionalidades de los barcos, según informa la agencia emiratí WAM.

El incidente ocurrió cerca de uno de los centros de abastecimiento de combustible más grandes del mundo, el emirato de Fujairah, que se encuentra a las afueras del estrecho de Ormuz. Este estrecho es una ruta global de transporte de petróleo y gas que separa a los Estados del Golfo e Irán.

"Realizar actos de sabotaje en barcos comerciales y civiles y amenazar la seguridad y las vidas de las personas a bordo es un hecho grave", señaló el Ministerio, agregando que está investigando los incidentes.

El Ministerio de Exteriores no culpó a ningún país por las operaciones, que no dejaron víctimas ni derrames.

La declaración se produce unas horas después de que EAU negara informes de la cadena Press TV iraní, citando al canal Al Mayadeen, de una explosión en una terminal de petroleros. Por su parte, los funcionarios de Fujairah subrayaron que las instalaciones funcionaban de manera regular y pidieron a los medios que "investiguen con precisión y confíen en las fuentes oficiales".

Mientras tanto, el legislador iraní, Heshmatollah Falahatpisheh, declaró que "las explosiones de Fujairah mostraron que la seguridad del sur del golfo Pérsico es como un cristal".


Las fuerzas desplegadas en Oriente Medio por EE.UU.

Recientemente han aumentado las tensiones en la región.

El 5 de mayo, el asesor de seguridad nacional de EE.UU., John Bolton, anunció el despliegue en Oriente Medio del grupo de combate del portaviones USS Abraham Lincoln, así como el de un grupo operativo de bombarderos B-52 para mostrar a Irán que "cualquier ataque contra los intereses estadounidenses o de sus aliados se enfrentará con una fuerza implacable".

El 10 de mayo, el secretario interino de Defensa de EE.UU., Patrick Shanahan, aprobó el despliegue en Oriente Medio de una batería del sistema de defensa aérea estadounidense Patriot y del buque de transporte anfibio USS Arlington. Estas fuerzas adicionales se unirán a las que antes fueron enviadas a la zona "en respuesta a los indicios de una incrementada disposición iraní a llevar a cabo operaciones ofensivas contra las fuerzas de EE.UU. y sus intereses".

Respuesta de Irán

Este domingo, Amirali Hajizadeh, el jefe de la división aeroespacial de la Guardia Revolucionaria de Irán, señaló que la presencia militar de EE.UU. en la región no es una "amenaza", sino una "oportunidad". "Si [los estadounidenses] hacen un movimiento, les golpearemos en la cabeza", advirtió Hajizadeh.

Por su parte, el comandante de la Guardia, Hossein Salami, dijo en una sesión parlamentaria este domingo que Washington ha iniciado una guerra psicológica. El general mayor Salami destacó que la vulnerabilidad de los portaaviones estadounidenses evitará que el país norteamericano se arriesgue a tomar medidas militares contra Irán.

Este 10 de mayo, el jefe adjunto de asuntos políticos de la Guardia Revolucionaria dijo que Washington "no se atreverá a lanzar una acción militar" contra Irán y aseguró que su país no va a sostener conversaciones con los estadounidenses. Según sus palabras, Teherán "ve a EE.UU. como poco confiable".