La mayor erupción volcánica de los últimos 5.000 años fue la de Cerro Blanco, en la cordillera de los Andes Centrales, Argentina, hace unos 4.200 años, según una investigación realizada por un equipo argentino-español de científicos. La erupción estudiada arrojó una nube de gases y cenizas hasta 32 kilómetros de altura que se esparció por una superficie de 500.000 km2, casi equivalente a todo el territorio español.
Vista de la caldera del volcán Cerro Blanco. José Luis Fernández Turiel
© José Luis Fernández Turiel
Vista de la caldera del volcán Cerro Blanco.
"Con los datos que se conocen a día de hoy es la más grande del periodo", dice desde Barcelona el geólogo José Luis Fernández Turiel, del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera del CSIC y primer autor del trabajo publicado en la revista Estudios Geológicos. Los investigadores han encontrado cenizas procedentes de esta erupción a 400 kilómetros de distancia del volcán, cerca de la localidad de Santiago del Estero. El Cerro Blanco está a 4.400 metros de altitud sobre el nivel del mar, en el extremo sur del altiplano andino, que hoy corresponde a la provincia nororiental de Catamarca.

El origen de la investigación liderada por Fernández Turiel era determinar el vínculo entre el arsénico en el agua y las cenizas volcánicas. Sin embargo, al tomar decenas de muestras de cenizas en esa región andina los científicos descubrieron que casi todas procedían de una única erupción. "El trabajo cambia el modelo que se tenía del vulcanismo activo en la zona andina. Hasta ahora se pensaba que en la zona volcánica central todo funcionaba igual que en la zona sur: muchos volcanes con muchas erupciones a lo largo del tiempo. Aquí lo que hemos visto es que hay pocas erupciones, pero con un gran volumen de magma y muy alta explosividad", detalla Fernández Turiel.

Los autores estiman que la erupción de Cerro Blanco tuvo un índice de explosividad volcánica de 7, similar a la que destruyó hace 3.600 años la civilización minoica de Thera, la isla griega hoy conocida como Santorini. Según sus estimaciones, el volumen de magma duplicó al de la erupción del volcán indonesio Tambora de 1815, responsable del descenso de la temperatura global. El estallido del Cerro Blanco provocó el colapso de la parte posterior del volcán y formó una caldera de seis kilómetros de ancho.

El magma y las cenizas volcánicas terminaron con toda la vida en sus alrededores. Eso permite entender la ausencia de sociedades cazadoras-recolectoras en la zona, según la argentina Norma Ratto, arqueóloga del Instituto de las Culturas de la Universidad de Buenos Aires y el Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas). "A unos 80 kilómetros de allí, en Antofagasta, hay registros de ocupación de 10.000 años atrás, pero en la zona donde estamos trabajando lo más antiguo es del año 1.000 a. C., es decir, hace unos 3.000 años", subraya Ratto. "En toda la zona hay santuarios de altura con ofrendas a los volcanes que dan cuenta de la ritualidad de las poblaciones, que asociaban las erupciones al enojo de los dioses", agrega.
Gráfico comparativo de los volúmenes de magma expulsados en diferentes erupciones volcánicas. Fuente de los datos: VOGRIPA
© VOGRIPA
Gráfico comparativo de los volúmenes de magma expulsados en diferentes erupciones volcánicas.
Los investigadores estudiaron 62 afloramientos de la zona y recogieron más de 230 muestras de cenizas durante diferentes campañas, que fueron analizadas mediante distintas técnicas petrológicas y geoquímicas para determinar su origen. Además de los centros citados, participaron también la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca, por España, y la Universidad Nacional de Mar del Plata y la Universidad Nacional de Tucumán, por Argentina.