Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los viñedos del sur de Francia han sido dañados esta semana por la ola de calor abrasador, y los vinicultores locales dicen que no han visto tales quemaduras en "más de 30 años".
The grapes on the vine look as though they have been
© Jérôme Despey
Las uvas de la viña parecen como si hubieran sido "quemadas con un soplete", dijeron los enólogos.
Los departamentos del Gard y del Hérault se han visto especialmente afectados, y la población local dice que las uvas parecen haber sido "quemadas con soplete". El área fue puesta en alerta roja en Météo France por la ola de calor (canícula) de esta semana. Las temperaturas alcanzaron más de 45°C en algunos lugares.

El enólogo y presidente de la Cámara de Comercio del Hérault, Jérôme Despey, dijo: "Las temperaturas alcanzaron tales niveles que algunas vides parecen haber sido quemadas; literalmente las uvas quemadas, y las hojas secas.

En un tuit, el Sr. Despey añadió que tenía la intención de "activar la unidad de emergencia" en la cámara departamental de agricultura, para tener una idea más clara de los daños lo antes posible.

Añadió: "Las viñas suelen resistir el calor, pero con los niveles alcanzados el viernes, la elaboración del vino está pagando un gran precio. Esto es algo que nunca he vivido. He sido enólogo durante 30 años. Nunca he visto una vid quemada por una ola de calor como ésta; es impresionante".

Los enólogos de Villeveyrac, Fabrègues y la zona de Pic Saint-Loup fueron los más afectados, dijo, incluyendo viñas muy antiguas y "ancestrales", como la Carignan.

El Sr. Despey también reconoció que los pequeños incendios forestales en el Gard también han causado estragos a varios agricultores y bodegueros en los últimos días.