El poblado neolítico de Motza contaba con cerca de 3.000 habitantes, una cifra que la convierte en una "auténtica metrópoli" de su época.
Motza settlement
© Eyal Marco, Israel Antiquities Authority
El asentamiento de Motza
Un asentamiento neolítico de un tamaño sin precedentes en la zona fue desenterrado por arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA, por sus siglas en inglés) en el lugar de construcción de una autopista cerca del barrio Motza, al oeste de Jerusalén, informa The Times of Israel.

El sitio se extiende por medio kilómetro y data de hace 9.000 años. Según los especialistas, en él vivían alrededor de 3.000 personas, lo que lo convierte en una "auténtica metrópoli" de su época.

"Es la primera vez que se descubre en Israel un asentamiento tan grande del período neolítico", cita la oficina de prensa del Gobierno israelí un comunicado de la IAA.

Entre las construcciones halladas, los arqueólogos identificaron no solo viviendas, sino también edificios públicos y religiosos, lo que apuntaría a la complejidad de la sociedad que habitaba el lugar. Asimismo, una particularidad de Motza consiste en su ordenada planificación: las construcciones se alinean formando algo "muy parecido a lo que vemos en los edificios de hoy, separados por callejones", describe una de los participantes de las excavaciones, Lauren Davis.

Además de varias herramientas y armas — puntas de flechas, hachas, hoces y cuchillos — , los investigadores encontraron diversos de objetos de culto, como, por ejemplo, una estatuilla de un buey o un busto de piedra.

Los contactos comerciales y culturales con pueblos lejanos jugaban un papel importante en la vida del asentamiento, como demuestran las piezas de obsidiana de Anatolia y las conchas de los mares Mediterráneo y Rojo desenterradas. De hecho, la ruta que ligaba los planicies del centro sur de Israel con la región de Jerusalén — en la que se ubica Motza — , fue "una de las principales razones" de la ocupación del sitio, opinan los arqueólogos.

Gran valor científico

El descubrimiento dejará una huella profunda en el desarrollo de la arqueología de la región, aseveran los investigadores.

"Es un cambio de juego, un sitio que cambiará drásticamente lo que sabemos de la era neolítica", dijo a The Times of Israel el director de las excavaciones, Jacob Vardi.

"La exposición del enorme yacimiento de Motza despierta un gran interés en el mundo científico, cambiando lo que se conoce del Neolítico en esa zona", dice el comunicado de la IAA.

"Hasta ahora, se creía que el área de Judea estaba vacía, y que sitios de ese tamaño solo existían en la otra orilla del río Jordán, o en el Levante Septentrional. [...] Hemos encontrado un sitio complejo, donde existían diversos medios económicos de subsistencia, y todo esto a solo unas decenas de centímetros por debajo de la superficie", señala el organismo.