El satélite TESS de la NASA halló tres nuevos exoplanetas más grandes que la Tierra, informó la agencia espacial estadounidense en su página web.
exoplaneta
El sistema de tres exoplanetas, bautizado como TOI-170 y situado a 73 años luz de la Tierra, ha sido calificado como "el eslabón perdido" entre los planetas pequeños y rocosos, como la Tierra, Mercurio, Marte o Venus, y los más masivos y gaseosos, como Saturno, Júpiter, Urano o Neptuno, que se originaron en el mismo sistema pero evolucionaron de forma diferente.

Según explicó uno de los encargados de la investigación, Maximilian Guenther, del Instituto Kavli de Astrofísica e Investigación Espacial del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), en un artículo publicado en la revista especializada Nature Astronomy, "TOI-270 es una auténtica Disneylandia para la ciencia de los exoplanetas, es un laboratorio excepcional por muchas razones".


Mientras que uno de los exoplanetas es rocoso y un poco más grande que la Tierra, los otros dos son gaseosos y miden el doble de nuestro planeta. Asimismo, los cuerpos celestes están acompañados de una estrella anfitriona.

De acuerdo con el investigador Stephen Kane, de la Universidad de California, "hemos encontrado muy pocos planetas como estos en zonas habitables, y muchos menos alrededor de una estrella con esas características".

Cabe señalar que uno de los exoplanetas descubiertos por el TESS podría tener un rango de temperatura que permite la existencia de vida. No obstante, su atmósfera es tan densa que la superficie de este cuerpo celeste es demasiado caliente — puede alcanzar los 266 grados centígrados — como para albergar la vida.