Traducido por el equipo de Sott.net en español.
kamala harris tulsi gabbard
© CNN
Kamala Harris (L) y Tulsi Gabbard (R) en guardia durante el segundo debate de los candidatos demócratas
En la carrera para determinar quién será el Comandante en Jefe de la fuerza militar más poderosa en la historia de la civilización, en la noche dos de los debates presidenciales demócratas de CNN se dedicaron menos de seis minutos a discutir la política militar de Estados Unidos durante los 180 minutos del evento.

Seis, o sea el número anterior a siete. No sesenta. No dieciséis. Seis. Desde el momento en que Jake Tapper dijo "Quiero pasar a la política exterior" hasta el momento en que Don Lemon interrumpió a la congresista Tulsi Gabbard justo cuando se preparaba para explicar correctamente cómo el presidente Trump está apoyando a Al Qaeda en Idlib, habían transcurrido aproximadamente cinco minutos y cincuenta segundos. Las preguntas se dirigieron entonces al informe Mueller y a los procedimientos de impugnación.

La noche uno de los debates de la CNN ocupó casi el doble de tiempo, con un total de once minutos dedicados a cuestiones de guerra y paz para el liderazgo de la nación más belicosa del planeta. Esta discrepancia podría deberse al hecho de que la segunda noche fue el espacio asignado a Gabbard, cuya campaña gira en gran medida en torno a la plataforma para poner fin a la belicismo estadounidense. CNN es una virulenta empresa de propaganda de la clase política con una extensa historia de promover mentiras y operaciones psicológicas descaradas en la facilitación del imperialismo norteamericano, por lo que tendría sentido que trataran de evitar un tema que inevitablemente llevaría a que se dijera la verdad no autorizada sobre el asunto.

Pero la casi ausencia de una discusión sobre política exterior no impidió que la congresista hawaiana se metiera en una conversación no autorizada para decir la verdad. Atacando el historial autoritario de la senadora Kamala Harris con un estruendoso aplauso de la audiencia, Gabbard criticó la forma en que su oponente "encarceló a más de 1.500 personas por violaciones a la ley de marihuana y luego se rió cuando le preguntaron si alguna vez había fumado marihuana","bloqueó las pruebas que habrían liberado a un hombre inocente de la espera a la pena de muerte hasta que el tribunal la obligó a hacerlo", "mantuvo a la gente en prisión más allá de sus condenas para utilizarlos como mano de obra barata para el estado de California", y "luchó por mantener el sistema de fianzas en efectivo que afecta a los pobres de la peor manera posible"."

Harris, a quien resulta que lucha muy bien cuando avanza, pero se pliega bajo presión, no tuvo respuesta para el ataque de Gabbard, prefiriendo centrarse en atacar a Joe Biden en su lugar. Más tarde, cuando se encontraba a una distancia segura del oído de Gabbard, descorchó una calumnia desacreditada, pero aún efectiva. Los gerentes de la narrativa de la clase política han estado muriendo por una excusa por la cual volverse locos esparciendo dicha calumnia.

"Esto, viniendo de alguien que ha sido una apologista de un individuo, Assad, que ha asesinado a la gente de su país como cucarachas", dijo Harris a Anderson Cooper después del debate. "Ella que ha abrazado y ha sido una apologista para él de tal manera que se niega a llamarlo criminal de guerra. Sólo puedo tomarme en serio lo que dice y su opinión hasta cierto punto, así que estoy preparada para dejar estro atrás".

Eso fue todo lo que hizo falta. El secretario de prensa de Harris, Ian Sams, desató una serie de tweets sobre Gabbard como "apologista de Assad", a lo que siguió una avalancha de gerentes de narrativa de establecimientos que enviaron la palabra "Assad" a Twitter, en momentos en que el nombre de Gabbard de alguna manera no tenía tendencia a pesar de ser la candidata más buscada en Google tras el debate. Al momento de escribir esto, "Assad" aparece en la lista de tendencias en el lugar #5 en la barra lateral del nuevo diseño de Twitter, mientras que el nombre de Gabbard no se ve por ninguna parte. Esta discrepancia ha suscitado las críticas de numerosos defensores de Gabbard en la plataforma.

Winkle the BernieBro: Así que Tulsi no es tendencia en lo absoluto en Twitter aunque es la tendencia #1 en Google, ¿pero ahora Assad es tendencia?

Esto es injerencia electoral.

Zach Tabor: Ella estaba en el número dos hace apenas un momento. Ahora volvió a desaparecer. Es como si alguien hubiera pulsado el interruptor equivocado y nos hubiera mostrado dónde estaba realmente, le gritaron, y luego volviera a pulsar. Aunque hará tendencia al vacío.
"De alguna manera, me cuesta creer que 'Assad' sea el artículo de mayor tendencia en los Estados Unidos, pero 'Tulsi' no se encuentre en ninguna parte", tuiteó el periodista Michael Tracey.

gabbard social media search
© Twitter
Tendencias de Estados Unidos
Es realmente interesante la agresividad con la que los gerentes de narrativa empujan esta línea a la conciencia de la corriente dominante, todos al mismo tiempo.

Josh Rogin, del Washington Post, se embarcó en una frenética y mentirosa tormenta de Twitter tan pronto como vio la oportunidad, afirmando sin ninguna prueba que Gabbard mintió cuando dijo que se había reunido con Assad con fines diplomáticos y que "ayudó a Assad a encubrir una atrocidad masiva", y afirmando falsamente que "elogió los bombardeos rusos contra civiles sirios".

En realidad, todo lo que hizo Gabbard fue reunirse con Assad para discutir la posibilidad de paz y, lo que es más importante, dijo que Estados Unidos no debería involucrarse en el intervencionismo del cambio de régimen en Siria. Esta última parte del negocio es la verdadera razón por la que propagandistas profesionales de la guerra como Rogin la están atacando; no porque crean honestamente que un antiguo miembro de servicio de los Estados Unidos y representante en funciones de la Cámara de Representantes sea una "apologista de Assad", sino porque ella comete la imperdonable herejía de resistirse a la mecánica de la guerra eterna de los Estados Unidos.

Joy Reid, de MSNBC, saltó alegremente al frenesí, afirmando falsamente que "Gabbard no criticará a Assad, pase lo que pase". Gabbard ha condenado pública e inequívocamente a Assad como un "dictador brutal" y ha afirmado que es culpable de crímenes de guerra, lo que irrita a los antiimperialistas como yo, que tienen una visión mucho más escéptica de las narrativas de la propaganda de guerra sobre lo que está ocurriendo en Siria. En ningún momento Gabbard ha afirmado que Assad es una buena persona o que no es un líder brutal; todo lo que ha hecho es decir que los EE.UU. no deberían involucrarse en otra guerra de cambio de régimen allí porque el intervencionismo del cambio de régimen de los EE.UU. es consistente y previsiblemente desastroso. Eso no es ser un "apologista de Assad", es tener sentido común básico.

"Cuidado con los bots rusos y su promoción de Tulsi Gabbard y la siembra de discordia racial [sic], especialmente alrededor de Kamala Harris," tuiteó el New York Times y el colaborador de CNN Wajahat Ali.

Todas los porristas de guerra habituales, desde Lindsey Graham hasta Caroline Orr y Jennifer Rubin, se amontonaron, porque este frenesí alimentario no tenía nada que ver con la preocupación de que Gabbard adora a Bashar al-Assad y todo lo que tiene que ver con querer más guerra. Si a esto le sumamos el hecho de que Gabbard acaba de eviscerar públicamente a una centrista encantadora, ambiciosa y completamente amoral que se destacará por ponerle un rostro humanitario amistoso a futuras guerras si es elegida, es fácil entender por qué los gerentes narrativos están enloqueciendo con tanta fuerza en este momento.


Michael Tracey: Para volverlo a decir: No existe ninguna cita en la que Tulsi alabe, apoye o haga una "apología para" Assad. Chequé el registro hace mucho tiempo, y no existe. Esto es sólo una calumnia con la intención de deslegitimizar el involucramiento diplomático.
La guerra es el pegamento que mantiene unido al imperio. Un político puede salirse con la suya oponiéndose a algunos aspectos del status quo cuando se trata de salud o educación, pero la guerra como estrategia para mantener el dominio global está estrictamente fuera de los límites. Así es como se nota la diferencia entre alguien que realmente quiere cambiar las cosas y alguien que sólo está pasando por los movimientos del espectáculo; los verdaderos rebeldes se oponen enérgicamente a los verdaderos pilares del imperio al pedir que se ponga fin al derramamiento de sangre militar, mientras que los actores se limitan a los temas seguros.

El estridente e histérico contraataque que Gabbard recibió anoche fue muy alentador, porque significa que ella los está forzando a defenderse. En un entorno mediático en el que la maquinaria propagandística de guerra normalmente se mueve casi sin obstáculos en la atención de la corriente dominante, el hecho de que alguien se haya posicionado para mover la aguja de esta manera dice cosas buenas para nuestro futuro. Si nuestra sociedad va a tener alguna oportunidad de deshacerse del poder omnicida y ecocida que nos mantiene en un estado de guerra sin fin y de opresión aplastante del alma, el primer paso es hacer un agujero en la matriz narrativa que nos mantiene hipnotizados para que creamos que todo esto es normal y aceptable.

Quienquiera que controle la narrativa controla el mundo. Quienquiera que interrumpa ese control narrativo está haciendo el trabajo real.
La mejor manera de evitar los censores de Internet y asegurarse de que usted vea lo que publico es suscribirse a la lista de correo de mi sitio web, que le dará una notificación por correo electrónico de todo lo que publique. Mis artículos son totalmente apoyados por los lectores, así que si disfrutó de éste, por favor considere compartirlo, darme "me gusta" en Facebook, seguir mis travesuras en Twitter, tirar algo de dinero en mi sombrero en Patreon o Paypal, comprar algo de mi linda nueva mercancía, comprar mi nuevo libro Rogue Nation: Psychonautical Adventures With Caitlin Johnstone, o mi libro anterior Woke: A Field Guide for Utopia Preppers.

Para más información sobre quién soy, dónde estoy y qué estoy intentando hacer con esta plataforma, haz clic aquí. Todo el mundo, excluyendo las plataformas racistas, tiene mi permiso para volver a publicar o utilizar cualquier parte de esta obra (o cualquier otra cosa que haya escrito) de la forma que desee sin cargo alguno.

Donaciones de Bitcoin:1Ac7PCQXoQoLA9Sh8fhAgiU3PHA2EX5Zm2