Los murales y las piezas de cerámica se encuentran en perfecto estado de conservación.
chinese tomb
© unsplash.com
Imagen ilustrativa.
Obreros que trabajaban en la construcción de un nuevo campo de deportes en el patio de una escuela de Taiyuan (China) han encontrado una tumba imperial con murales en las paredes y vasijas de barro y cerámica en perfecto estado de conservación. Se cree que los restos arqueológicos tienen más de 1.300 años de antigüedad, informan medios locales.

Una lápida dentro de la cámara funeraria sugiere que el individuo enterrado bajo tierra no era "plebeyo". En particular, los especialistas sugieren que los restos pueden pertenecer a un miembro de la dinastía Tang, uno de los mayores imperios de la era medieval, que gobernó entre los años 618 y 907 d.C. Uno de los expertos entrevistado por medios locales comentó que el estilo de las reliquias reúne rasgos del periodo conocido como Sheng Tang.

Tras el descubrimiento, los trabajos de construcción se han detenido y para continuar con las excavaciones, posiblemente, haya que negociar con la escuela para trasladarla a otras instalaciones o incluso realizar una solicitud para demoler los edificios y facilitar las excavación.


La dinastía Tang estuvo marcada por un gobierno fuerte y benevolente, con relaciones diplomáticas exitosas, expansión económica y gran impulso cultural. El siglo VIII ha sido clasificado como un período clásico del arte y la literatura chinos.