La gente en el mundo occidental está cada vez más dividida por las políticas de identidad. Es decir, identificarse o verse obligados a identificarse, profundamente, con el color de su piel, su género, su orientación sexual, etc. Ya se ha hablado mucho sobre los peligros de una visión del mundo tan racista y excluyente, vale la pena investigarlo, y es cierto que el sistema gobernante es el principal benefactor de esta ideología divisoria, todo ello en un intento desesperado por mantener en pie el desmoronado status quo, es decir, su control del poder.
Stoa Poikile

Stoa Poikile
La concepción del yo tal y como la concibe la tradición de la filosofía estoica, centrándose principalmente en el filósofo griego Epicteto (c. 55-135 d. C.) y sus Discursos, podría atraer a personas que se sienten desanimadas por el sinsentido de la política de identidad y la inevitable decadencia y degradación de la relación entre uno mismo y el otro a la que conduce una ideología de este tipo.

Para los estoicos, la base de una adecuada autoconcepción, identificación y orientación en el mundo se encuentra en la voluntad de la persona (prohairesis griega), a veces también traducida como decisión o elección, propósito, voluntad. Así que para los estoicos, el núcleo de lo que es un yo, se encuentra en nuestra mente/libre voluntad/racionalidad y en el uso apropiado de ella, es decir, en nuestra capacidad de elegir lo que encontramos valioso y digno de ser perseguido y lo que queremos y a lo que somos reacios, nuestra automotivación y nuestros juicios.

En la vida diaria, nos enfrentamos continuamente a situaciones en las que podemos ejercer estas facultades, y las dificultades pueden ser vistas como una oportunidad de crecimiento en lugar de sentirnos oprimidos o maltratados, o viéndonos a nosotros mismos como víctimas de fuerzas externas. La tarea propia de la vida, según los estoicos, es "vivir de acuerdo con la naturaleza", lo que se puede traducir en alinearnos con la realidad objetiva mediante el estudio del mundo, de nosotros mismos, y de nuestro propio lugar y relación con ella.

Todo lo que cae fuera de la prohairesis no es nuestro en el sentido correcto, y por lo tanto no debe ser de interés primordial para nosotros, o ser tomado como algo que sea bueno o malo, o de lo cual depende nuestro bienestar. Lo que es bueno, en el sentido estoico, es el carácter virtuoso y la acción virtuosa, para conservarse como ser racional.

Las definiciones del yo centradas en el cuerpo no son algo en lo que debamos basar nuestra identidad, ya que nacer con un determinado color de piel o género obviamente no conduce a la virtud, que para los estoicos representa la excelencia y significa un objetivo adecuado en la vida. Más bien, el cuerpo debe ser tratado con indiferencia, lo que significa que, si bien debemos cuidarlo adecuadamente, no debe ser algo que defina lo que es realmente un ser humano, o que le permita reclamar un estatus privilegiado sobre los demás debido a alguna opresión real o imaginaria. Notas de Epicteto:
¿Qué soy yo? Una miserable personita; [y] mi patética y escasa carne.

Sí, es miserable, pero tienes algo mejor que un poco de carne miserable. ¿Por qué, entonces, no dejas ir eso y te aferras a la carne? Debido a este último parentesco, algunos de nosotros que nos inclinamos por este camino nos volvemos como lobos, faltos de integridad, traicioneros y dañinos; otros nos volvemos como leones, feroces, bestiales e indómitos; pero la mayoría de nosotros nos volvemos zorros, los más desdichados entre los animales. Pues, ¿qué es una persona calumniosa y de mal carácter sino un zorro o algo aún más miserable y abyecto? Encárgate de que no te conviertas en uno de esos desgraciados.
Esta visión está en total contradicción con la agenda de los ideólogos posmodernos y defensores de las políticas de identidad actuales, que incluye el rechazo de algunos de los aspectos fundamentales de la verdadera identidad humana. Han fallado, como diría Jordan Peterson en el ¿y para qué? ¿Qué han conseguido en cambio? Entre otras cosas; luchas internas de grupo, desprecio por la Verdad y la decencia, promoción del hedonismo, materialismo, etc. En efecto, se han convertido en miserables.

Así que en lugar de las perpetuas discusiones y disputas producidas por los partidarios de la política de identidad, con el estoicismo tenemos una consideración ética universalista por las demás personas, independiente del color de la piel, el género, la orientación sexual, etc. Los estoicos veían correctamente a los seres humanos como criaturas sociales por naturaleza y veían el tratamiento apropiado de otras personas como una parte importante de nuestra naturaleza y tarea intrínseca en la vida.

Si hay algo que Epicteto diría a los partidarios de la política de identidad hoy en día, sería algo parecido a:
Te invito a que vengas y escuches que estás en un mal camino; que estás atendiendo a todo excepto a aquello de lo que deberías preocuparte; que eres ignorante de lo que es bueno y malo; y que eres completamente infeliz y desdichado.