Traducido por el equipo de Sott.net en español

En la década de 1980, las élites estadounidenses temían el ascenso de la potencia económica de Japón, pero lograron contener a su competidor porque Japón era en el fondo un Estado vasallo ocupado por el ejército estadounidense. Sin embargo, el ascenso de China hoy en día es una historia totalmente diferente. Con 1.400 millones de personas, la mayor economía del mundo (por PIB en paridad de poder adquisitivo - PPA) y una política exterior independiente, el ascenso de China anuncia el comienzo de un mundo multipolar.
beijing daxing aiport

El nuevo Aeropuerto Internacional de Daxing en Beijing
El "siglo americano" ha terminado, pero los estadounidenses no pueden aceptar el hecho de que ellos -el 5% de la población mundial- no puedan gobernar al otro 95% para siempre. El derecho y la arrogancia de Estados Unidos están causando que muchos arremetan y se embarquen en un camino que es peligroso tanto para ellos mismos como para el mundo.

Miedo y odio incongruente

Echemos un vistazo a algunos puntos de discusión ilógicos utilizados en la campaña de desprestigio contra China:
"¡China va a derrumbarse pronto!"
Si los estadounidenses realmente creyeran esto, se sentarían, sonreirían e ignorarían a China.
"¡China va a apoderarse del mundo!"
Esta advertencia paranoica suele seguir a la afirmación ilusoria de "China se derrumbará". ¡Decídanse!
"¡Nuestro libre mercado es el mejor y China es comunista!"
Los estadounidenses olvidan convenientemente que el gobierno de los Estados Unidos subsidia a los agricultores, a las grandes farmacéuticas y al complejo militar-industrial-con cientos de miles de millones de dólares al año. Además, cuando los países en desarrollo subvencionan a las corporaciones occidentales, son aplaudidos como negocios inteligentes; pero cuando los países en desarrollo ayudan a sus empresas nacionales, son vilipendiados como socialismo o comunismo.

Lo que es aún más interesante es que ¡China ahora tiene más compañías que cotizan en bolsa que los Estados Unidos! Hay más competencia en la China "comunista" que en los Estados Unidos "capitalistas". Por ejemplo, los Estados Unidos tienen una compañía de teléfonos inteligentes (Apple), mientras que China tiene Huawei, Xiaomi, Oppo, Vivo, ZTE, OnePlus, Transsion, etc.

Finalmente, comparando el crecimiento económico de EE.UU. y China durante las últimas cuatro décadas, nadie puede decir razonablemente que EE.UU. sea superior al modelo chino:
China US economic growth

Crecimiento anual del PIB por cada década: 1980-2020
"¡China no está abierta! ¡Discrimina a las corporaciones de EE.UU.!"
A menudo esto va acompañado de: "¡Debemos separarnos de China!" Esta "lógica" daña el cerebro.

Además, a la vez que exige que China trate a las empresas estadounidenses como si fueran chinas, EE.UU. ha colocado a 140 empresas chinas bajo la "lista de entidades", lo que significa que no pueden hacer negocios con empresas estadounidenses o con el gobierno.
"China censura Twitter, Facebook, YouTube, etc."
Esto es seguido por, "¡Oh Dios mío! Hay robots y troles chinos inundando nuestras redes sociales. ¡Expúlsenlos, por favor!"
"China lo roba todo".
China ha sido la número 1 tanto en publicaciones científicas como en patentes durante los últimos años. ¿Por qué? China gasta 300.000 millones de dólares al año en I+D y se gradúan 8 veces más estudiantes de ciencia, tecnología e ingeniería que en los Estados Unidos. Compañías chinas como Huawei, Alibaba y SenseTime están superando a los Estados Unidos en software de IA, chips de IA, software de bases de datos, 5G, etc. Y los jóvenes chinos tienen la ética de trabajo "9-9-6": trabajan de 9 de la mañana a 9 de la noche, 6 días a la semana.

Bueno, es como en los deportes en los que los partidarios están seguros de que el otro equipo sólo gana haciendo trampa.
"China obligó a las corporaciones estadounidenses a transferir tecnología".
A cambio de tecnología, China ofreció generosos subsidios y recortes de impuestos que permitieron a las corporaciones estadounidenses ganar billones de dólares en los últimos 40 años. Para decirlo en pocas palabras: China compró la tecnología a empresas estadounidenses, europeas, japonesas y coreanas. A los estadounidenses no les importó la transferencia de tecnología, porque nunca pensaron que China podría competir; después de todo, China simplemente emplea mano de obra esclava para hacer productos de porquería, ¿verdad?
"¡China es un gobierno totalitario! ¡Nosotros somos tan increíbles porque tenemos la democracia!"
La democracia en Estados Unidos es una broma. Como dijo Joseph Stiglitz, ex economista jefe del Banco Mundial, "Estados Unidos es del 1%, por el 1%, y para el 1%".

El gobierno chino se basa en la meritocracia y tiene una tasa de aprobación del 90%. Aunque no es perfecto, ha hecho un trabajo notable en los últimos 40 años al sacar a 800 millones de personas de la pobreza y crear la clase media más grande del mundo.

Además, tenga en cuenta que los EE.UU. nunca tratan de difundir la democracia en Arabia Saudita, Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos, etc. La propaganda de "libertad y democracia" es una herramienta selectiva, no anclada en valores o principios coherentes dignos de ser llamados así.

Propaganda de atrocidades

Al igual que "Sadam sacaba a los bebés de las incubadoras" o "Asad utiliza armas químicas", EE.UU. inició la narrativa "1 millón de musulmanes chinos en campos de concentración" a principios de 2018. Mientras cientos de diplomáticos y periodistas de todo el mundo han visitado estos campos de reeducación en Xinjiang, la clase política estadounidense se aferra a su patética propaganda de atrocidades.

Cuando esa narrativa desesperada se esfumó, quienquiera que sea responsable de conducir operaciones psicológicas en Washington DC reinició la noticia falsa de "extracción de órganos" con la ayuda de Falun Gong y el Congreso Mundial de Uyghur, ambos financiados por los Estados Unidos.

No importa cuán absurda o sensacionalista sea, nunca es una "teoría de la conspiración" cuando se trata de China, Rusia, Irán o cualquier otro competidor geopolítico.

Racismo y peligro amarillo

Detrás de toda esta propaganda antichina está el racismo profundamente arraigado en los estadounidenses que no pueden aceptar a los chinos como iguales. Si se les confrontara por racismo, los estadounidenses dirían: "Sólo odio al gobierno chino, no al pueblo". Sin embargo, esto es claramente refutado por la forma en que los estadounidenses se comportan en los medios sociales, donde cualquier artículo negativo sobre China se convierte instantáneamente en viral; y las noticias positivas sobre China son ignoradas o incluso descartadas.

El "síndrome del peligro amarillo" es más profundo entre los miembros de la clase política estadounidense. La derecha es más descarada y sensacionalista: "Los chinos no son más listos. Ellos HACEN TRAMPA," tuiteó el senador republicano Lindsey Graham. Un funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos dijo: "Es la primera vez que tendremos un competidor de gran potencia que no es caucásico". El director del FBI subió el tono y calificó a China de "amenaza para toda la sociedad". Al igual que "Dos minutos de odio" de George Orwell, los medios de comunicación estadounidenses y las personas influyentes en los medios sociales -Kyle Bass, Gordon Chang, Charlie Kirk, el general Rob Spalding, etc.- escupen cada día un odio demente contra los chinos para enardecer a la multitud.

Censura

Como Rania Khalek señaló, los medios corporativos están llenos de espías y funcionarios del gobierno de los Estados Unidos que actúan como "analistas". Lamentablemente, los gigantes de los medios sociales también están actuando como medios de propaganda estatal. Google, Twitter, Reddit, Facebook, Medium, etc. están purgando activamente las voces a favor de China, mientras toleran lo que equivale a un discurso de odio.

Nathan Rich, un estadounidense que vive en China, ilustró cómo YouTube trabajó activamente en su contra. Por ejemplo, sus números de suscriptores se reducían sustancialmente, la gente sólo podía dar "no me gusta" a sus videos pero no "me gusta", sus videos no aparecían en las búsquedas, etc. Twitter también purga a la gente pro-China, pero si hay una gran protesta -como cuando borraron la cuenta de Carl Zha- la policía del pensamiento reintegraba silenciosamente a un puñado de las víctimas.

Cualquiera que sea remotamente pro-China en los medios sociales es vilipendiado como un bot chino o un "Wumao", una persona que supuestamente trabaja por 50 centavos la hora para difundir la propaganda china.

En Reddit hay un subgrupo llamado "r/China" con 120.000 miembros. Pero no encontrará nada positivo o neutral sobre China en ese grupo; es una cloaca de racismo y odio. Y las personas que publican noticias positivas sobre China también son echadas o atacadas por las turbas en línea.

Desde los medios corporativos hasta los medios sociales, sólo se permiten afirmaciones sensacionalistas unilaterales.

El concepto de "libertad de expresión" en los Estados Unidos es una farsa.

Conclusión

EE.UU. exhibe todos los síntomas del capitalismo tardío o de un imperio moribundo: profundas divisiones internas, extrema desigualdad de la riqueza, deuda explosiva, lavado de cerebro de las masas, ejército sobreextendido y paranoia sobre la competencia geopolítica.

Mientras tanto, China tiene mucho espacio para crecer, ya que su PIB per cápita sigue siendo de sólo 10.000 dólares en total y de 20.000 dólares en las grandes ciudades. La estrategia de China es mantener la calma, mantener el crecimiento, expandir el comercio y llegar a ser tecnológicamente independiente para el año 2025, especialmente en el caso de los semiconductores. Para 2030, el PIB nominal de China será mayor que el de los Estados Unidos, y Asia representará el 40% del PIB mundial. Si China puede navegar con éxito por todas las guerras indirectas e híbridas libradas por el beligerante Estados Unidos en la próxima década, entonces China y Eurasia serán las estrellas brillantes de este siglo.