Rusia está dispuesta a ayudar a Serbia a defender su soberanía e integridad territorial, declaró el primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev.
Dmitri Medvédev
© Sputnik
Dmitri Medvédev
Rusia "actualmente apoya al pueblo serbio y está dispuesta a brindar toda la asistencia necesaria para mantener la soberanía y la integridad territorial", dijo Medvédev ante la Asamblea Nacional (Parlamento) de Serbia.

Asimismo, el primer ministro destacó que Moscú está interesado exclusivamente en una solución pacífica del problema con la autoproclamada República de Kosovo sobre la base de la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU.
"Queremos que la situación en los Balcanes se mantenga estable y segura y, por supuesto, nos esforzamos por desarrollar las relaciones con todos los Estados", agregó.
En 1999, la confrontación armada entre los separatistas albaneses del Ejército de Liberación de Kosovo y el Ejército y la Policía serbios provocó los bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia, integrada en aquel entonces por Serbia y Montenegro.

En marzo de 2004, los albanokosovares protagonizaron unos disturbios que terminaron con la expulsión masiva de los serbios de Kosovo.

El 17 de febrero de 2008, Kosovo proclamó de modo unilateral su independencia de Serbia.

Por el momento, la independencia de Kosovo ha sido avalada por EEUU, Canadá y la mayoría de los miembros de la Unión Europea (UE), pero no goza del reconocimiento de Rusia, China y España, entre otros países.

Belgrado no reconoce la soberanía de Kosovo, pero bajo la presión de Bruselas se vio obligado a iniciar negociaciones con la mediación de la UE para normalizar las relaciones con Pristina.

Las relaciones económicas entre Rusia y Serbia

Si Rusia y Serbia comienzan a usar clichés ideológicos, las relaciones entre los países se deteriorarían, deben ser relaciones de confianza basadas en un enfoque pragmático, declaró el primer ministro de Rusia.
"Nuestra tarea consiste en hacer que esas relaciones sean lo más confiables posible, pero también lo más pragmáticas que se pueda, eso es importante. Si son pragmáticas, tienen futuro, pero si tratamos de usar clichés ideológicos, lo más probable es que esas relaciones se deterioren", dijo el jefe del Gabinete ruso.
Para Medvédev una amistad basada en la pragmática es el lema a seguir en el futuro.
"Hoy hablamos de proyectos de energía, es obvio que los desarrollaremos más, porque ya se ha invertido una cantidad considerable de dinero en ellos", recalcó el político.
Medvédev advirtió que se trata de proyectos en la esfera del gas y el petróleo, y anunció que el gasoducto Turk Stream comenzará a funcionar dentro de muy poco tiempo.

Se anunció además de Moscú y Belgrado firmaron un acuerdo sobre la creación en el territorio de la república de un Centro de Ciencia, Tecnología e Innovación Nuclear que contará con la participación del consorcio estatal Rosatom.

Se precisó que Moscú brindará a Belgrado un crédito de exportación.

El Ministerio de Industria y Comercio de Rusia y el Ministerio de Economía de Serbia firmaron igualmente un memorando de entendimiento sobre la localización de la producción rusa en la república, y la empresa estatal de transporte ferroviario de Rusia (RZD) acordó realizar allí una serie de proyectos.

Las relaciones entre Rusia y la UE

Rusia está dispuesta a dialogar con la Unión Europea (UE) solo de manera igualitaria y respetuosa, declaró el primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev.
"Rusia está abierta a un diálogo igualitario y respetuoso con la UE, pero únicamente si se basa en esos principios", dijo Medvédev.
Según el primer ministro ruso, solo de esa manera "se puede lograr una cooperación respetuosa y mutuamente beneficiosa".

Al comentar las medidas restrictivas mutuas existentes entre Rusia y la UE, Medvédev indicó que actualmente Moscú tiene más dificultades para hacer frente a los retos en Europa.
"El negocio tanto en Europa como en nuestro país perdió miles de millones de euros que ya son imposibles de recuperar", agregó.
Anteriormente el presidente de la junta directiva del Banco Intesa, Antonio Fallico, aseguró que Europa perdió entre 50.000 y 70.000 millones de euros por las sanciones contra Rusia.

Las relaciones entre Moscú y Occidente empeoraron a raíz de la situación en Ucrania y la reincorporación de Crimea a Rusia tras el referéndum celebrado en marzo de 2014, en el que más del 96% de los votantes avaló esta opción.

Ese mismo año, Estados Unidos, la Unión Europea y otros países aprobaron varios paquetes de sanciones contra Rusia.

Moscú, que respondió a las sanciones con un embargo alimentario, ha subrayado en reiteradas ocasiones que no es parte del conflicto en Ucrania.