Como resultado de las conversaciones en Sochi, que duraron unas seis horas, se lograron alcanzar "decisiones cruciales" sobre la actual situación en Siria, anunció el líder ruso.
Putin Erdogan
© Sergei Chirikov/Pool / Reuters
Vladimir Putin habla con Recep Tayyip Erdogan en Sochi, Rusia, 22 de octubre de 2019.
El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, celebraron una reunión este martes en la ciudad rusa de Sochi. Desde el Kremlin precisaron que, además de las relaciones bilaterales, uno de los temas centrales del encuentro fue la actual situación en Siria.

"La situación en la región es muy grave, todos entendemos esto. Creo que nuestra reunión de hoy y nuestras consultas son muy requeridas", indicó Putin al inicio de la cumbre, que duró más de seis horas.

Putin aseguró que Erdogan dio explicaciones detalladas sobre objetivos de la operación 'Fuente de paz' en el norte de Siria. Según sus palabras, Rusia trata "con compresión" el deseo de Ankara de defender la seguridad nacional y combatir el terrorismo.

El presidente ruso señaló que "Siria debe ser liberada de la presencia militar extranjera ilegal". Además, la integridad del país árabe "debe ser conservada". Putin agregó que Ankara comparte este enfoque.
"Es importante no permitir que los terroristas se aprovechen de las acciones de Turquía en Siria", advirtió Putin.
Putin anunció que durante las conversaciones las partes alcanzaron "decisiones cruciales" sobre la situación en la frontera turco-siria. Estos acuerdos ayudarán a resolver una situación aguda en el norte de Siria.

El presidente ruso también instó a la comunidad internacional a ayudar de manera más activa a los sirios que están regresando a su país.

Tras la reunión, los dos líderes firmaron un memorándum sobre la situación en Siria que incluye una serie de medidas. Moscú y Ankara también acordaron crear un mecanismo conjunto para monitorear la aplicación del documento.

En particular, se acordó la incursión de la Policía militar rusa y las tropas sirias fuera de la zona de la operación turca, entre otras medidas.

Alto el fuego

Las conversaciones se producen días después de que Turquía acordara con EE.UU. un alto el fuego en el noreste de Siria y el establecimiento de una zona de seguridad a lo largo de la frontera del país árabe.

El pacto, no obstante, expira este martes a las 19:00 GMT, plazo que Ankara ha fijado como límite para que abandonen la zona los combatientes kurdos, a los que considera terroristas.

Por su parte, las formaciones kurdas han informado a Washington de que cumplieron "completamente" las condiciones de la tregua con Turquía y abandonaron la zona segura establecida en el noreste de Siria.