Nuestros ancestros superaron la escasez de alimentos y las duras condiciones ambientales gracias a su avanzada capacidad cognitiva.
arrow flecha
© Universidad de Leiden / Paul Kozowyk
Reconstrucción de una herramienta de sílex con alquitrán.
Un estudio publicado esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Science (PNAS) demuestra que los neandertales eran capaces de producir herramientas mediante el uso de técnicas complejas que requerían planificación.

En 2016, se encontró en una playa artificial de Países Bajos creada con arena dragada del fondo del mar del Norte una herramienta de sílex con bordes afilados y uno de sus extremos parcialmente cubierto por una especie de pegamento negro.

La datación por radiocarbono reveló que la herramienta tenía 50.000 años y procedía de una época anterior a la llegada de los humanos modernos a Europa, mientras que la sustancia negra indicó que era alquitrán extraído de un abedul.

"La producción de adhesivos hechos con alquitrán de abedul fue un desarrollo tecnológico importante" que "demuestra una capacidad cognitiva avanzada", destaca esta investigación elaborada por científicos neerlandeses.

Al endurecerse, ese material proporcionó suficiente agarre para usar el borde afilado del pedernal como raspador o cuchilla, "una herramienta bastante compleja", explica el autor principal de la investigación, Marcel Niekus, a la revista Science.

"Los neandertales eran muy hábiles"

Esa técnica requiere conocimientos básico de química para realizar múltiples preparaciones y operaciones en el orden correcto y "la combinación de una gran cantidad de resina de abedul en un utensilio pequeño y simple", con lo cual "los neandertales no solo eran muy hábiles al fabricar alquitrán, sino que también invirtieron en material", destaca Paul Kozowyk, miembro de la Universidad de Leiden y coautor del estudio.

Niekus y sus colegas intentaron recrear la fabricación de una herramienta de sílex con tiras de abedul, sobre las que pusieron arcilla que prendieron hasta calentar la corteza hasta 300 o 400 °C. Tras varias horas, la corteza se convirtió en alquitrán por efecto del calor.


Al comparar la composición química de ese material y sus impurezas con el alquitrán del pedernal encontrado, dedujeron que los neandertales usaban el mismo procedimiento, pero subrayaron que les resultaría más difícil por no disponer de cerámica para recoger y almacenar una sustancia tan caliente.

Este complejo método confirma que los neandertales invirtieron tiempo y energía para poner en práctica sus habilidades cognitivas y sus conocimientos de alta calidad y técnicas complejas les permitieron contrarrestar mejor dificultades como el frío y la escasez de alimentos durante la Edad de Hielo.