La compañía Johnson & Johnson tendrá que pagar 8.000 millones de dólares por los daños causados a un hombre al que le crecieron los pechos tras tomar el fármaco Risperdal (risperidona). Hoy es algo que se sabe pero esos efectos secundarios propios del conocido antipsicótico nunca fueron advertidos al paciente. Se medica por la fuerza a niños autistas con medicamentos como ese que NO ESTÁN INDICADOS.
risperdal
Nicholas Murray tenía 26 años cuando un psicólogo le diagnosticó un trastorno del espectro autista y comenzó a tomar Risperdal en 2003. Hay muy poca información sobre el caso pero lo que me llama la atención es la parte judicial del mismo. Quien ha puesto esa enorme cantidad de dinero como indemnización ha sido un jurado popular. La misma persona ya ganó otro juicio por el que le concedieron una compensación de 680.000 dólares en el caso por el mismo medicamento en el Tribunal de Causas Comunes de Filadelfia.

Lo que destaco es que a la empresa J&J la condenan por «daños punitivos». En Estados Unidos además de daños morales y físicos los tribunales llevan años ofreciendo un escarmiento, básicamente lo que se pretende con esa figura legal es que no vuelvan a reincidir.

Y no me extraña que las personas, ciudadanos de a pie que conforman esos jurados, pongan penas tan altas porque la verdad es que la farmacéutica es reincidente.

Por ejemplo, tenemos esta sentencia de un tribunal de Estados Unidos. La cuantía de la indemnización es de 70 millones de dólares por ocultar de manera intencionada información sobre la seguridad del fármaco. La víctima, un niño, sufrió graves daños «sexuales». En esta ocasión fue Andrew Yount la víctima, un niño de cinco años al que se prescribió el medicamento por una discapacidad. Sufrió lo mismo, ginecomastia, el crecimiento de los pechos en los varones y otros daños como priapismo (erección continua y dolorosa del pene, sin apetito sexual).

Hace unos cinco años que publicamos el post Hombres a los que les crecen los pechos (tetas) tras tomar el medicamento Risperdal. En él contábamos que el «popular» medicamento antipsicótico está relacionado con un aumento del riesgo de ginecomastia, según recientes informes médicos.

Más grave aún si cabe, es que los fiscales estadounidenses han dicho que de 1999 a 2005, Janssen promovió Risperdal entre los médicos para usos no aprobados por su agencia de medicamentos.

Entre ellos, alteraciones en personas con demencia, Déficit de Atención e Hiperactividad y autismo en los niños, a pesar de saber de sus riesgos.

En 2013, Janssen, la farmacéutica de J&J, perdió un juicio iniciado por la FDA y hubo de pagar 2.200 millones de dólares por «información engañosa».

En el Bufete Almodóvar & Jara hemos conseguido dos sentencias que vienen a corroborar nuestra teoría que al tiempo es un grave problema social pues se medica por la fuerza a los niños autistas con medicamentos antipsicóticos que NO ESTÁN INDICADOS para ellos y son peligrosos.

Los casos de Murray o Yount son algunos de los muchos casos similares ya sentenciados lo que lo diferencia del resto es la cantidad dictaminada por el jurado pues deja pequeña a la siguiente más grande de 2,5 millones dólares.

Y los 8.000 millones de ahora suponen un gran salto cuantitativo en busca del punto en que la farmacéutica deje de jugar sucio con la salud pública.

¿Servirá de lección? Veremos qué ocurre porque de momento se trata de la mayor indemnización hasta la fecha contra J&J pero es que le esperan más de 13.000 demandas en su contra de personas que afirman que el Risperdal les ha causado ginecomastia cuando eran niños. Seguiremos informando.