Desde la noche de este lunes, gran parte del territorio de Italia se ha visto azotado por intensas lluvias y fuertes vientos que provocaron caídas de árboles e inundaciones de carreteras y de locales.
La Plaza de San Marcos, inundada tras el llamado 'acqua alta' en Venecia, Italia, el 12 de noviembre de 2019.
© Manuel Silvestri / Reuters
La Plaza de San Marcos, inundada tras el llamado 'acqua alta' en Venecia, Italia, el 12 de noviembre de 2019.
Las actividades educativas de algunos colegios de las zonas más afectadas han sido suspendidas, según el periódico italiano Il Messaggero. Se informa asimismo sobre el cierre de varios cementerios y parques públicos.

Las lluvias torrenciales también golpearon la ciudad italiana de Matera, que alberga a los Sassi di Matera, patrimonio de la humanidad que forma parte del centro histórico de la localidad.

Videos desde el lugar muestran 'ríos' de agua corriendo a una gran velocidad por las calles de los distritos históricos y, según el diario Corriere della Sera, penetrando con gran fuerza en las viviendas, causando daños materiales.

El Departamento de Protección Civil de este país mediterráneo decretó alerta roja para este martes en la mayor parte de Calabria, en las áreas costeras de Basilicata y en el este de Sicilia. En las partes restantes de estas regiones, a las cuales se sumó también la región de Puglia — el tacón de la 'bota' de Italia — , se emitió una alerta naranja.

La agencia gubernamental también informó sobre una alerta amarilla en varias regiones centrales y norteñas: Emilia-Romagna, Lacio, Umbría, Friul-Venecia Julia, Marcas y Campania; así como en algunas zonas de Lombardía, Véneto, Toscana, Cerdeña y Basilicata.