Traducido por el equipo de Sott.net en español

Una mujer de 35 años de edad fue herida hasta la muerte por un leopardo en la aldea de Baansi, en el bloque Jakholi del distrito de Rudraprayag, el viernes. La víctima, identificada como Sudha Devi, iba a la selva a recoger forraje para el ganado cuando fue atacada.
Stock image of leopard
© Getty
Esta es la segunda muerte en el distrito de Rudraprayag en las últimas 48 horas y la tercera muerte esta semana en Uttarakhand. Es también la sexta muerte por ataque de leopardo en Uttarakhand desde octubre de este año.

En Rudraprayag, ambas víctimas fueron atacadas por un gato salvaje en el área de distribución de Khakhra. Mientras que Sudha fue atacada por el leopardo a apenas 1,5 km de la aldea de Satni el viernes, Sher Singh, de 55 años, fue atacada y asesinada en la aldea de Satni.

Los frecuentes incidentes de ataques de animales también han irritado a los aldeanos y ahora han exigido que se dispare al leopardo lo antes posible.

Los aldeanos también han negado la cremación del cuerpo hasta que se tomen medidas estrictas en el caso.

Después, el ministro estatal de bosques, Harak Singh Rawat, intervino en el asunto y ordenó al jefe de la guardia de vida silvestre que tomara conocimiento de los crecientes incidentes de ataques de leopardo y declarara al Rudraprayag leopardo, un devorador de hombres. "Entendemos la preocupación de los aldeanos y, por lo tanto, el jefe de la guardia de vida silvestre ha dado permiso bajo la Ley de Vida Silvestre (Protección) de 1972 para anestesiar o derribar al leopardo. El leopardo ha sido declarado un animal problemático", dijo Rudraprayag DFO Ashutosh Singh Chauhan.

Las fuentes dijeron que el tirador Lakhpat Singh Rawat ha sido llamado por Rudraprayag SDO y que la familia del fallecido tiene asegurada la asistencia de 3 lakh de rupias.

El activista Mohit Dimri, radicado en Rudraprayag, dijo: "Justo después de la primera muerte, habíamos pedido al departamento forestal que eliminara al leopardo, pero entonces no nos escucharon y esperaron a la segunda muerte para actuar. Nuestras mujeres tienen miedo de salir de sus casas incluso para recoger forraje".