Las epidemias anuales de gripe en todo el mundo provocan entre 3 y 5 millones de casos de enfermedades graves, y entre 290.000 y 650.000 muertes por causas respiratorias.
Una ilustración del coronavirus 2019-nCoV.
© Alissa Eckert, MS; Dan Higgins, MAM/CDC / Reuters
Una ilustración del coronavirus 2019-nCoV.
Mientras el brote del nuevo coronavirus 2019-nCoV acapara la atención de la comunidad internacional en las últimas semanas, otra epidemia viral afecta a países de todo el mundo: la temporada de gripe. Pero, ¿qué tienen en común y cuál debería preocuparnos más?

Muertes e infectados

En estos momentos, el número de víctimas mortales por el 2019-nCoV ronda los 500, mientras que los infectados a nivel mundial son más de 20.000.

Entretanto, las epidemias anuales de gripe en todo el mundo provocan entre 3 y 5 millones de casos de enfermedades graves y entre 290.000 y 650.000 muertes respiratorias, según la OMS. Tan solo en EE.UU., la gripe ya ha provocado esta temporada unos 19 millones de enfermos, 180.000 hospitalizaciones y 10.000 muertes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Síntomas

Tanto la gripe estacional como el 2019-nCoV son virus contagiosos que causan enfermedades respiratorias.

La influenza estacional se caracteriza por un inicio repentino de fiebre, tos, dolor de cabeza, dolor muscular y articular, malestar, dolor de garganta y secreción nasal. La mayoría de las personas se recuperan dentro de una semana sin necesidad de atención médica (la tos puede durar dos semanas o más), pero en ocasiones la gripe puede causar enfermedades graves o la muerte.

Los síntomas más comunes del nuevo coronavirus son fiebre, tos y falta de aliento, según un estudio de alrededor de 100 personas infectadas, publicado el 30 de enero en la revista The Lancet. Solo alrededor del 5 % de los pacientes reportó dolor de garganta y secreción nasal, y solo entre el 1 y el 2 % tenía diarrea, náuseas y vómitos.

Ritmo de contagio

Para determinar con qué facilidad se propaga un virus, los científicos utilizan el 'número básico de reproducción', o R0, que estima el número promedio de personas que contraen el virus de un solo infectado.

La gripe tiene un valor R0 de aproximadamente 1,3. A su vez, el nuevo coronavirus tendría un R0 de 2,2, según un estudio publicado la semana pasada en The New England Journal of Medicine.

Pandemias

La gripe estacional, que causa brotes cada año, no debe confundirse con la gripe pandémica, o un brote global de un nuevo virus de la gripe. Esto sucedió en 2009 con la pandemia de gripe porcina, que mató entre 151.000 y 575.000 personas en todo el mundo. Actualmente no hay una pandemia de gripe.

El brote de 2019-nCoV tampoco se ha declarado aún una pandemia, ya que la mayoría de los casos se han registrado en China. Sin embargo, el pasado 30 de enero, la OMS anunció que la enfermedad representa una "emergencia de salud pública de preocupación internacional".

Prevención

A diferencia de la gripe estacional, para la cual hay una vacuna que protege contra la infección, actualmente no hay una vacuna para 2019-nCoV. Sin embargo, tanto China como científicos de otros países ya se encuentran desarrollando una. Este miércoles ha trascendido que un destacado científico británico ha logrado un avance significativo en la carrera por obtener la vacuna contra el coronavirus, de tal forma que podrían reducir el tiempo de su desarrollo de los "dos o tres años" convencionales "a solo 14 días".

Para reducir el riesgo de infección, los expertos de los CDC aconsejan cumplir las siguientes recomendaciones:
  • Lavarse con frecuencia las manos usando jabón y durante al menos 20 segundos
  • Evitar el contacto de manos sucias con ojos, nariz y boca
  • Evitar el contacto cercano con personas que sufren los síntomas del virus
  • Evitar el contacto directo sin protección con animalesvivos y superficies en contacto con animales si visita mercados en las áreas donde se registran casos de nuevos coronavirus
  • Evitar el consumo de productos animales crudos o poco cocidos.