Traducido por el equipo de Sott.net en español

No ha habido un mes de nieve como enero, al menos durante 150 años.

Nathan Quinn of Alder Point clears the sidewalk in front of J. Francis Investments on George Street, Sydney, Friday. A record 179.8 cm of snow was registered at the Sydney airport in January, the most since records have been kept dating back to 1870.
© Sharon Montgomery-Dupe/Cape Breton Post
Nathan Quinn de Alder Point despeja la acera frente a Inversiones J. Francis en la calle George, Sydney, el viernes. En enero se registró un récord de 179,8 cm de nieve en el aeropuerto de Sydney, la mayor cantidad desde que se tienen registros que datan de 1870.
Ian Hubbard, un meteorólogo del Medio Ambiente de Canadá, dijo que 179,8 cm de nieve se registraron en el aeropuerto de Sydney en enero, lo que es un récord de todos los tiempos.

"Los registros se remontan a 1870", dijo. "Rompió el récord anterior que era de 163,03 cm en 1965."

Cinco días de enero registraron al menos 15 cm de nieve y el año pasado sólo cinco días registraron esa cantidad en todo el invierno.

En cuanto a la acumulación de nieve, los registros en el aeropuerto de Sydney de diciembre, enero y febrero, la mayor cantidad de nieve registrada fue en 1965 - 426,1 cm. En lo que va de este año hasta diciembre y enero ha habido 217 cm de nieve.

"Febrero tendría que ser un mes excepcional para acercarse incluso al récord de 1965", dijo.

Hubbard dijo que aunque ha sido un invierno duro hasta ahora, es difícil predecir lo que hay en el horizonte.

"Ciertamente quedan varias semanas de invierno con seguridad".

En términos de inviernos nevados, un total de 315 cm de nieve cayeron en 2014, ocupando el tercer lugar en el área de Sydney. En 2017, un total de 304,7 cm cayeron, el quinto más grande para ese lapso de tres meses registrado.

"Ciertamente hemos tenido varios inviernos muy ocupados en la última década y para enero tener tanta nieve, definitivamente fue extraordinario", dijo. "Tendremos que ver cómo se desarrolla febrero, cómo se traduce eso a toda la temporada de invierno en sí misma."

Mientras tanto, no todos están cansados de la nieve.

"Que nieve, que nieve, que nieve", dijo Paul Burke, un empleado de Ski Ben Eoin, añadiendo que puede ver la emoción en las caras de la gente en relación con la cantidad de nieve.

"El entusiasmo continúa en toda la colina, desde los empleados hasta los clientes. Es algo maravilloso de ver."