Los miles de insectos se estrellaron contra los parabrisas de los automóviles en una vía principal del país, reduciendo la visibilidad de los conductores.
barein
© Feisal Omar / Reuters
Un automóvil pasa a través de un enjambre de langostas del desierto en las afueras de Dusamareb en la región de Galmudug, Somalia, 22 de diciembre de 2019.
Una enorme nube de langostas del desierto entorpeció este jueves el tráfico en una importante carretera de Baréin. La plaga, que ya ha pasado por varios países de la región, entró en Baréin desde Arabia Saudita debido a los fuertes vientos que azotaron el golfo Pérsico durante los últimos días.

Las redes sociales se han inundado de video que recogen el paso de los enjambres que, según ha alertado la ONU, tienen un "potencial destructivo sin precedentes". A su paso por la carretera, los miles de insectos se estrellaban contra los parabrisas de los automóviles, reduciendo la visibilidad de los conductores.


El brote se desarrolló en África Oriental y luego se propagó rápidamente a lo largo países de Oriente Medio como Yemen, Kuwait, Catar y Arabia Saudita.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) hizo un llamado el pasado 25 de enero a todos los países en la ruta de vuelo de los insectos para que tomaran las precauciones necesarias para limitar el impacto.