El operador aeroportuario español AENA ha suspendido todos los vuelos de entrada y salida de Gran Canaria y todos los vuelos que salen de Tenerife, según la agencia de noticias Reuters, después de que las nubes de arena roja del Sahara abrumaran el norte de las Islas Canarias, reduciendo severamente la visibilidad.
A satellite image shows the sandstorm blasting the Canary Islands from the east
© NASA
Una imagen satelital muestra la tormenta de arena que se abatió sobre las Islas Canarias desde el este.
El servicio meteorológico nacional de España advirtió el sábado por la tarde que los vientos de hasta 120km/h (75 mph) probablemente azoten las Canarias hasta el lunes. Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote serán probablemente las más afectadas.


El gobierno de las Islas Canarias ha recomendado a las personas que sufren de enfermedades respiratorias crónicas que no salgan sin medicamentos y ha aconsejado a la gente que mantenga cerradas sus puertas y ventanas en todo el archipiélago. Las autoridades de la capital de Lanzarote, Arrecife, cancelaron todas las actividades al aire libre, incluyendo algunas celebraciones de carnaval.

Este evento meteorológico se conoce como «Calima» y es una ráfaga de viento llena de polvo que se origina sobre el Sahara. Cuando es lo suficientemente fuerte, sopla desde Marruecos o el Sáhara Occidental para cubrir algunas o todas las Islas Canarias. También puede ser un viento cálido y este evento ya ha elevado la temperatura en Gran Canaria.