Traducido por el equipo de Sott.net en español

Se ha hablado mucho de que se han batido récords meteorológicos este invierno, pero hasta ahora sólo han llegado a los libros de récords las épicas nevadas de enero. En enero de 2017, el Laboratorio de Nieve de la Sierra Central (CSSL) cerca del Paso Donner y muchos centros turísticos de la Sierra de Tahoe establecieron nuevas cifras mensuales de nevadas que oscilan entre los 6 y los 7,5 metros.
california flooding 1862
© California Historical Society
Sacramento bajo el agua, alrededor del 1862.
Pero la actual nevada estacional total de unos 14 metros en el CSSL significa que todavía tenemos un largo camino por recorrer para alcanzar el estatus de Top 10 en el Paso Donner, y mucho menos superar los 20 metros que cayeron en 1938. Sin embargo, nos estamos acercando al año más húmedo en la categoría de precipitaciones, que actualmente ocupa el tercer lugar detrás de 1982 y 1995, el primer y segundo año con más agua desde 1871. Recuerden, la precipitación es la lluvia y el contenido de agua de la nieve combinados.

El patrón climático característico de este invierno ha sido una serie aparentemente implacable de ríos atmosféricos que transportaron enormes volúmenes de vapor de agua desde el Océano Pacífico hasta la Costa Oeste. En el CSSL, el científico residente Randall Osterhuber ha medido cerca de 260 cm de precipitación hasta ahora - el promedio anual es de 140 cm - pero las temperaturas más cálidas debido al origen subtropical de muchas de las tormentas ha limitado los totales de nieve en elevaciones por debajo de los 2.100 metros.

Ha habido muchos problemas relacionados con el clima en todo el Oeste este invierno, pero incluso si este año logra superar el récord de precipitaciones de 284 cm medido en 1982, no se comparará con el de 1861-62, el invierno más devastador de la historia de California. La característica meteorológica predominante en 1862 fue también una embestida de poderosos ríos atmosféricos, pero significativamente más intensa. La mega inundación que causaron se cobró miles de vidas y destruyó el 25 por ciento de la economía del estado. La devastación forzó a California a la bancarrota.

En noviembre de 1861, la lluvia constante caía día tras día y los ganaderos del Valle de Sacramento comenzaron a informar de pérdidas de ganado debido a las tierras de pastoreo inundadas y a las frías temperaturas. A principios de diciembre, una serie de poderosas tormentas inundaron el estado de norte a sur con nieve, hielo y lluvia. Pronto los periódicos de los valles de Sacramento y San Joaquín publicaron titulares sobre personas que se ahogaban y cientos de cabezas de ganado que habían sido arrastradas.

Un editor declaró:
"Durante las últimas dos semanas la Tormenta del Rey ha prevalecido en el norte del estado. Casi todos los puentes al norte de Red Bluff han sido arrasados y no se ha recibido correo de Yreka en más de una semana. Loomis Ward de Tehama perdió 700 cabezas de ganado para el 9 de diciembre. Cuando el dique de Sacramento se rompió, el agua estaba a 3 metros de profundidad en algunos lugares. Cien chinos se ahogaron en el río Yuba".
Los meses de diciembre y enero fueron notables por las excepcionales lluvias que generaron inundaciones generalizadas en los valles de Sacramento y San Joaquín. Se perdió la comunicación cuando los postes y cables telegráficos desaparecieron bajo el agua a 9 metros de profundidad. Los testigos informaron de que para la tercera semana de enero: "los valles de Sacramento y San Joaquín se transformaron en un amplio mar interior que se extendía desde las estribaciones de la Sierra hasta la Cordillera de la Costa, algo similar en extensión y forma al Lago Michigan". El periódico de Alta California describió la zona inundada como "que se extiende desde Tehama, 128 km al norte de Marysville, hasta un punto en el San Joaquín al menos 80 km al sur de Stockton, formando un lago de 32 km de ancho por unas 400 km de largo". Sacramento permaneció inundado por las aguas de la inundación durante seis meses.

El profesor de geología William Brewer, que trabajaba en un estudio geológico de California en ese momento, informó que el gran Valle Central era "un distrito de 5.000 o 6.000 millas cuadradas" donde casi todas las casas y granjas fueron destruidas. Declaró que la región del delta se había convertido en un mar interior: "El agua helada y fangosa con la que los vientos creaban altas olas que hacían pedazos las granjas". Muebles domésticos como sillas, sofás, mesas y camas flotaban entre los cadáveres de los animales ahogados. Brewer estimó que 200.000 reses murieron.

Las cantidades de lluvia en California alcanzaron proporciones bíblicas. Entre el 11 de noviembre de 1861 y el 14 de enero de 1862, cayeron 182 cm de lluvia cerca de Sonora en el condado de Tuolumne. Para febrero, otros 762 mm de lluvia se sumaron al total, seguidos de más tormentas que golpearon el Estado Dorado.

A finales de enero de 1862, la lluvia en Sacramento se acercaba a los 1.016 mm, casi el doble de lo que la ciudad promedia en un año. Los residentes de Los Ángeles soportaron 28 días consecutivos de lluvia en una temporada que totalizó 1.524 mm, más del 400 por ciento de lo normal. San Francisco fue golpeada con casi 762 mm en 30 días - un evento de lluvia tan severo que los climatólogos han determinado que su probabilidad estadística de retorno es de una vez cada 37.000 años.

William S. Jewett tomó un barco de vapor de San Francisco a Sacramento durante la inundación y dio su testimonio:
"La terrible inundación ahogó completamente a Sacramento, la capital de nuestro estado. Encontré la ciudad entre uno y cuatro metros bajo el agua - algunas de las casas de madera se fueron río abajo y otras flotaron en medio de las calles en todo tipo de posiciones."
Comunidades enteras fueron barridas y la pérdida de personas y ganado fue asombrosa. Edwin Waite describió las condiciones en el Valle de Sacramento:

"En algunos lugares vimos ovejas en andamios pero a unos pocos centímetros de la superficie del agua, donde han estado durante semanas, alimentadas ocasionalmente por medio de barcos. La pérdida no está tanto en la destrucción de la propiedad como en la confianza. La gente de las tierras bajas ha perdido toda la confianza en los grandes valles como lugares para viviendas permanentes".

La asamblea legislativa de California reunida en Sacramento también perdió su confianza y escapó a San Francisco. El recién elegido Gobernador Leland Stanford se vio obligado a viajar a su propia ceremonia de inauguración en bote de remos.

El flujo de aire húmedo del Pacífico en tierra se tradujo en fuertes precipitaciones con niveles de nieve fluctuantes en las montañas. Sólo en noviembre y diciembre se registraron casi 106 cm de precipitación en Grass Valley. Algunos lugares recogieron 279 mm de lluvia en sólo 24 horas. La ciudad de Nevada en la parte baja de las colinas informó de 292 cm de precipitación en marzo. Muchos lugares en las estribaciones de la Sierra soportaron entre 240 y 300 cm de lluvia esa temporada.

La evidencia sedimentaria indica que inundaciones de esta magnitud ocurren en promedio cada dos siglos en California. Han pasado 155 años desde la última mega inundación y, al igual que con los terremotos, el reloj está corriendo.
Sobre el autor

El historiador de Tahoe, Mark McLaughlin, es un autor con publicaciones nacionales y un orador profesional. Sus libros premiados están disponibles en las tiendas locales o en thestormking.com. Puede contactar con él en mark@thestormking.com. Echa un vistazo a su blog en tahoenuggets.com o lee más en TheTahoeWeekly.com.