Traducido por el equipo de Sott.net en español

Se prevé que el final inusualmente seco de la temporada de verano en algunas partes de América del Sur repercutirá en las cosechas de importantes cultivos de la región.
corn drought
© Gary C. Caskey/UP
Foto de archivo: Aunque no tan extremo, partes del norte de Argentina, sólo registraron entre el 30 y el 65 por ciento de sus precipitaciones normales durante el mes de marzo.
"El promedio de las precipitaciones fue inferior a lo normal en gran parte del sur de Brasil, incluidos [los estados de] Rio Grande Do Sul, Santa Catarina, durante el mes de marzo y, en muchos casos, durante toda la temporada de verano", dijo el meteorólogo principal de AccuWeather, Jason Nicholls.
Algunas de las principales ciudades de estos estados incluyen Porto Alegre, Santa Maria y Florianópolis, aunque incluso Curitiba, en Paraná, tuvo un mes de marzo más seco de lo normal.

En todas las ciudades mencionadas se registró un 35% o menos de las precipitaciones normales del mes, lo que ha resultado significativo para las zonas de cultivo de maíz y soja.

Aunque no tan extremo, partes del norte de Argentina, que también contribuyen a los productores de estos cultivos, sólo registraron entre el 30 y el 65 por ciento de sus lluvias normales durante el mes de marzo.
"La sequía resultante de la falta de lluvias en estas regiones con abundancia de cultivos, además de los episodios de calor, han estresado los cultivos de maíz y soja y han provocado una reducción de los rendimientos de los cultivos", añadió Nicholls.
Argus informó a mediados de marzo que Rio Grande do Sul bajó las estimaciones de su cosecha de soja y maíz por segunda vez en menos de dos semanas. A diferencia de otras regiones de Brasil, la geografía de la región impide que el estado tenga una segunda cosecha, como muchos otros estados del país.

Río Grande do Sul y Santa Catarina por sí solos representan el 30 por ciento de la primera cosecha de maíz del Brasil y más del 16 por ciento de la cosecha de soja del país. La reducción de ambos podría causar escasez y afectar a los precios y a la economía.

La pandemia del COVID-19 complica aún más la forma en que este rendimiento de los cultivos podría afectar a la economía mundial. El presidente argentino Alberto Fernández anunció el domingo que la cuarentena obligatoria en todo el país se extenderá hasta mediados de abril.

"En adelante, un frente traerá lluvias y tormentas a la zona la noche del miércoles y el jueves. Sin embargo, es poco probable que esto traiga suficientes lluvias para aliviar las condiciones de sequía", dijo Nicholls.

Los meteorólogos de AccuWeather dicen que las condiciones de sequía continuarán aumentando ya que la próxima oportunidad de lluvia no se espera hasta principios de la próxima semana.