Un grupo de arqueólogos ha descubierto en Alemania un bastón arrojadizo, que se trataba de un arma que fue creada hace casi 300 000 años.
Un palo de tiro de 300 000 años de antigüedad encontrado en Schöningen, Alemania.

Un palo de tiro de 300 000 años de antigüedad encontrado en Schöningen, Alemania.
Arqueólogos de la Universidad de Tubinga, en Alemania, comunicaron el lunes que un bastón arrojadizo hallado en 2016 durante unas excavaciones en una mina cerca del pueblo de Schöningen, en la Baja Sajonia, que fue creado hace 300 000 años, se trata de un palo de abeto de 64,5 centímetros de largo y ligeramentecurvado, similar a las armas utilizadas por los aborígenes australianos paralelamente a los bumeranes.

"Podemos comparar las marcas de impacto en el área central con los bastones arrojadizos de Australia y Tasmania. Esto nos dijo por primera vez para qué se utilizó el instrumento", señaló el profesor Nicholas Conard.

Aproximadamente dos décadas antes del hallazgo del bastón, en el mismo yacimiento fueron encontradas ocho jabalinas y lanzas de abeto, también datadas de alrededor de hace 300 000 años y conocidas como las lanzas de Schöningen. Esto significa que sus fabricantes — se trataría de miembros de la especie Homo heidelbergensis, predecesora de los neandertales — utilizaban en la caza un arsenal diverso y especializado, en el que los bastones arrojadizos tenían sus propias funciones, sugieren los científicos.

"Son armas efectivas a diferentes distancias, entre otras cosas cuando cazan aves acuáticas. (...) Además, es probable que el bastón se utilizara para sorprender y conducir hacia cierta dirección los mamíferos más grandes, como los caballos que a menudo se cazaban a orillas del lago Schöningen", afirmó el doctor Jordi Serangeli.

El descubrimiento de las lanzas de Schöningen, que proporciona un vistazo a la cultura material de nuestros antiguos antepasados, aparte de la industria de piedra, fue posible gracias a las condiciones inusualmente favorables del lugar, creadas por un lago que existió cerca del yacimiento, opinó Conard.