El presidente ruso declaró que el país puso 27 millones de vidas de sus ciudadanos "en el altar de la Victoria" y subrayó que "no hay y no puede haber ninguna excusa para aquellos que están tratando de reescribir la historia".
El presidente de Rusia, Vladímir Putin
© Alexei Nikolsky / Sputnik
El presidente de Rusia, Vladímir Putin.
El presidente ruso, Vladímir Putin, ha calificado de "delirio" las acusaciones a la Unión Soviética de preparar y desencadenar de la Segunda Guerra Mundial, destacando que Rusia no puede tener "ningún sentimiento de culpa" por ello.

No tenemos y no podemos tener ningún sentimiento de culpa! Pusimos 27 millones de vidas de nuestros ciudadanos, me refiero a las [vidas de los ciudadanos] de la Unión Soviética, en el altar de la Victoria. En total. Por lo tanto, no hay y no puede haber ninguna excusa para aquellos que están tratando de reescribir la historia", aseveró el mandatario en la película 'Guerra por la memoria', emitida por el canal Rossiya 1.


"¿Quién atacó a quién el 22 de junio de 1941? ¿Atacamos a Alemania o Alemania nos atacó? ¿Qué delirio es esto?", declaró Putin.

Previamente, el pasado diciembre, el presidente ruso condenó los intentos de "distorsionar" la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Putin recordó que una reciente resolución del Parlamento Europeo "puso prácticamente al mismo nivel" a los agresores nazis y a la URSS, "como si hubieran olvidado quién atacó a Polonia el 1 de septiembre de 1939 y a la Unión Soviética el 22 de junio de 1941".

"Nuestra respuesta a la mentira es la verdad", advirtió entonces Putin, para asegurar que Rusia continuará hablando y publicando materiales de archivo sobre eventos y hechos de la Gran Guerra Patria (1941-1945).