Traducido por el equipo de Sott.net en español

Continuando con una inusual muerte de ballenas grises, un cadáver llegó a la costa de la isla de Bainbridge en la playa de Manitou el martes.
Maggie Kizer and her son, Eli, 3, paddle board near a dead gray whale that washed up on the shore of Manitou beach on Bainbridge Island on Tuesday.
© Amanda Snyder / The Seattle Times
Maggie Kizer y su hijo, Eli, de 3 años, remaron cerca de una ballena gris muerta que apareció en la costa de la playa de Manitou en la isla de Bainbridge el martes.
La ballena es una hembra adulta de 42 pies de largo, y había estado muerta por un tiempo, dijo Michael Milstein, portavoz de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Pesca de la región de la Costa Oeste.

No quedó claro de inmediato cómo murió esta ballena, dijo. Un equipo de la organización sin fines de lucro Cascadia Research Collective visitó el cadáver para tomar fotos y muestras de su piel y grasa el martes, dijo. El examen de la ballena no encontró signos externos de golpes o enredos del barco.

La grasa era fibrosa y seca, lo que sugiere que la ballena no estaba comiendo lo suficiente. Un examen más completo de la ballena tendrá lugar a finales de esta semana, cuando la ballena sea reubicada.

Los investigadores están tratando de entender por qué tantas ballenas grises han sido encontradas muertas y varadas en las playas desde la primavera de 2019. Más de 200 ballenas grises quedaron varadas el año pasado en un evento de mortalidad inusual - cerca del doble de la tasa usual para un año de migración - incluyendo 34 que quedaron varadas sólo en aguas del estado de Washington, dijo John Calambokidis, investigador principal del Colectivo de Investigación Cascadia en Olimpia.

No hay tantas ballenas varadas este año como el anterior, pero las cifras siguen siendo elevadas, con 27 varamientos en toda la costa, incluyendo seis en aguas de Washington.

En esta época el año pasado aproximadamente 55 ballenas grises habían encallado en toda la costa, y para el final de la migración, 215 ballenas encallaron de México a Canadá durante toda la temporada de migración.