La Antártida podría volverse verde a medida que el cambio climático hace que las algas florezcan en la superficie de la nieve - y los pingüinos son en parte los culpables, según un estudio.
algae bloom antartica
© NASA . Operational Land Imager
El florecimiento de las algas, vistos desde el espacio
Los botánicos de la Universidad de Cambridge crearon el primer mapa a gran escala de algas microscópicas que florecen a lo largo de la costa antártica.

Los investigadores combinaron los datos de los satélites con observaciones sobre el terreno realizadas durante dos veranos pasados en el Polo Sur detectando y midiendo las algas verdes.

Descubrieron que -aunque cada alga individual es de tamaño microscópico- colectivamente pueden volverse de un verde brillante como la nieve y pueden ser vistas desde el espacio cuando crecen en masa.

El crecimiento de las algas parece estar estimulado por los excrementos de aves y mamíferos, y el 60% de las floraciones se encuentran a menos de cinco kilómetros de una colonia de pingüinos.
Sarah Vicent
© Sarah Vicent

Los expertos creen que esta «nieve verde» se extenderá más y más rápido a medida que las temperaturas mundiales sigan aumentando debido al cambio climático provocado por el hombre.

Este es un avance significativo en nuestra comprensión de la vida terrestre en la Antártida, y cómo podría cambiar en los próximos años a medida que el clima se calienta», dijo el autor del artículo y botánico Matt Davey, de la Universidad de Cambridge.

Las algas nevadas son un componente clave de la capacidad del continente para capturar el dióxido de carbono de la atmósfera a través de la fotosíntesis.

Las floraciones de algas verdes de nieve se encuentran alrededor de la línea costera del continente austral, particularmente en las islas a lo largo de la costa occidental de la Península Antártica.

Crecen en zonas relativamente «más cálidas», donde las temperaturas medias alcanzan un poco más de 0°C (32°F) durante los meses de verano del hemisferio sur que van de noviembre a febrero.

La Península Antártica es la parte del continente que experimentó el calentamiento más rápido en la última parte del siglo pasado.

Los investigadores descubrieron que la distribución de la nieve verde está fuertemente influenciada por las aves y los mamíferos, cuyos excrementos actúan como un fertilizante natural altamente nutritivo. De hecho, el 60% de las floraciones de algas se encontraron en un radio de cinco kilómetros de una colonia de pingüinos.
Matt Davey
© Matt Davey
También se observó que las algas crecían cerca de los lugares de anidación de otras aves -incluido el skuas, un tipo de ave marina depredadora- y en las zonas donde las focas llegan a la costa.

Identificamos 1.679 florecimientos separados de algas verdes en la superficie de la nieve, que en conjunto cubrían una superficie de 1,9 kilómetros cuadrados - lo que equivale a un sumidero de carbono de alrededor de 479 toneladas por año,' explicó el Dr. Davey.

Esto, explicaron los investigadores, equivaldría a la cantidad de carbono emitida por unos 875.000 viajes en coche en el Reino Unido.

Casi dos tercios de las floraciones de algas verdes se encontraron en pequeñas islas de baja altitud sin terreno elevado.

A medida que la Península Antártica se calienta debido al aumento de las temperaturas globales, estas islas pueden eventualmente perder su cubierta de nieve de verano - y con ella sus algas de nieve.

Sin embargo, la mayoría de las algas de nieve se encuentran en un pequeño número de grandes florecimientos en el norte de la Península y en las Islas Shetland del Sur, en zonas donde pueden extenderse a tierras más altas a medida que la nieve de las tierras bajas se derrite.

A medida que la Antártida se calienta, predecimos que la masa general de algas nevadas aumentará, ya que la propagación a tierras más altas superará significativamente la pérdida de los pequeños parches de algas de las islas», dijo el autor del artículo y botánico de la Universidad de Cambridge Andrew Gray.

Las conclusiones completas del estudio se publicaron en la revista Nature Communications.