Otras personas que se encontraban en el lugar abrieron fuego contra el animal, que también murió.
longyearbyen norway
© Line Nagell Ylvisaker / Reuters
El campamento a las afueras de Longyearbyen, Noruega, donde el 28 de agosto ocurrió el ataque de un oso polar.
Un ciudadano neerlandés ha muerto como consecuencia de las graves heridas sufridas por el ataque de un oso polar en el remoto archipiélago noruego de Svalbard, en el Ártico, informa Reuters.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 28 de agosto cerca de la localidad de Longyearbyen y la víctima ha sido identificada como Johan Jacobus Kootte, de 38 años de edad. El hombre fue atacado mientras dormía en su tienda de campaña, desplegada en un campamento.

Otras personas que se encontraban en el lugar abrieron fuego contra el oso, que más tarde también murió. Según Associated Press, Kootte trabaja en el campamento y tras el ataque fue trasladado a un hospital, pero falleció en el trayecto debido a la gravedad de las heridas.

Se trata del primer incidente mortal de este tipo desde 2011 en ese archipiélago, donde los osos polares son una especie protegida, y dispararles está permitido solo en defensa propia y como último recurso.