Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Cuando el escritor de la naturaleza David Gessner publicó su libro más reciente el 11 de agosto, lamentó la desaparición de nuestras poblaciones de aves.

"Mientras escribo esto, se informa que tenemos casi un tercio menos de aves en el mundo que en 1970", escribe Gessner. "Tómese un momento y considere este hecho: nuestras aves están desapareciendo."

A las pocas semanas de la publicación del libro, una muerte masiva comenzaría a barrer el oeste de los Estados Unidos, con un número incontable de aves cayendo en picada del cielo en pleno vuelo. Los ornitólogos dicen que cientos de miles, si no millones, de aves se han perdido en el último mes.
A snake visits the carcass of a yellow-rumped warbler in West Vail. Dead warblers have been found all over Eagle County in recent days.
© Dave Pleshaw
Una serpiente visita el cadáver de una curruca de lomo amarillo en West Vail. Se han encontrado currucas muertas por todo el condado de Eagle en los últimos días.

Muchos se están dando cuenta ahora de lo extendido que ha estado el suceso, ya que los medios de comunicación social han ayudado a los observadores de aves y a los ecologistas aviares a conectar los puntos.

"Esto plantea la cuestión: ¿Qué más está contribuyendo al extraño comportamiento que estamos viendo en las aves, y al gran número de muertes que estamos viendo en las aves? Y por lo tanto podría estar relacionado con los incendios, algunas aves pueden haber tenido que cambiar sus rutas migratorias, pueden haberse visto obligadas a salir temprano, pueden haber inhalado humo y haber tenido algunos daños en sus pulmones." Martha DesmondProfesor de la Universidad Estatal de Nuevo México

Un post de Facebook en Eagle County Classifieds vio más de 75 informes de lugareños que han visto aves muertas cerca de sus casas.

"Vi fácilmente una docena de aves cantoras muertas a lo largo del sendero para bicicletas Riverwalk y en los patios cercanos el día después de que el frente frío se desató hace una semana y media más o menos", escribió Tim O'Donnell. "El viento muy fuerte fue destructivo para las ramas y los árboles."

Lea el artículo completo en inglés aquí